BMW M8: El GT bávaro se vuelve extremo


Por: Jose Ignacio Ruiz
Twitter: @JRuiz4ever

Fotos: BMW PressClub

Aunque ya lo habíamos visto competir desde el año pasado en la serie IMSA (donde han logrado tres victorias en la clase GTLM) y en el WEC (sin victorias y que dejará la categoría después de las 24 Horas de Le Mans de este año), finalmente BMW ha presentado el M8 de calle, y estará disponible para todos los gustos en versiones Coupé y Convertible, cada una con su variante Competition con más potencia, algo excelente para quienes les siguen gustando los carros descapotables.


Todos los M8 equipan el motor S63B44T4, un V8 de 4.4 Litros biturbo que desarrolla 600 hp en las versiones “normales”, pero si quiere un poquito más de potencia a las versiones Competition le agregan 25 hp más. Dicho motor está conectado a una caja automática Steptronic de 8 velocidades con modos destinados al confort, a la deportividad o la pista. El gran turismo de la marca bávara logra acelerar de 0 a 100 Km/h en 3.3 segundos en su versión Coupé y 3.4 en la versión Convertible, mientras que las versiones Competition bajan esos registros en 1 décima. Su velocidad máxima está limitada a 250 Km/h, pero afortunadamente se puede pedir la opción M Driver para quitar el molesto limitador y llegar hasta los 305 Km/h.


Al igual que el M5, el M8 distribuye su potencia a las cuatro ruedas y su modo M xDrive cuenta con los modos 4WD, 4WD Sport y el 2WD en donde todo el par es enviado al eje trasero, se desconectan todas las ayudas electrónicas y le permite tener un manejo más divertido. Todo esto se puede configurar con el botón “Setup” al igual que los ajustes de la suspensión adaptativa, el sistema de frenos y el tacto del pedal, la dirección, la transmisión, el modo de funcionamiento del motor, el sonido del escape y el control de estabilidad; estas configuraciones se pueden guardar gracias a los botones M1 y M2 en el volante. También se puede elegir cuanta ayuda necesita de las asistencias al manejo y la información en el Head-Up Display a través del M Mode con sus niveles Road, Sport y Track, este último reservado para la versión Competition. Muy bien que cuente con uno de los puntos fuertes de su hermano menor y que el afortunado dueño de este auto lo pueda configurar a su gusto, el manejo sin ninguna asistencia seguramente será espectacular.


En cuanto al chasis se ha aumentado la rigidez en piezas como la base del motor, la barra estabilizadora trasera y las suspensiones que cuentan con amortiguadores de dureza variable. Para frenar al M8 cuenta con frenos de discos de acero ventilados y perforados con diámetro de 395 mm adelante y 380 atrás, pero se pueden pedir como opción frenos carbocerámicos de 400 y 380 respectivamente. Todas las versiones calzan llantas con medida 275/35 R20 adelante y 285/75 R20 atrás.


En el exterior encontramos un diseño mucho más agresivo y entradas de aire mucho más grandes, el techo de la versión coupé está construido en fibra de carbono para bajar el centro de gravedad del M8, pero si no es suficiente el paquete M Carbon añade entradas de aire, espejos, salidas de aire laterales, difusor y spoiler trasero hechos en ese material. Si ya el M850i era muy lindo y atractivo, el M8 mejora las cosas.


Ya en el interior se deja de extravagancias como palancas con cristales o insertos en piedra de meteorito del M850i y la versión Night Sky respectivamente, ahora vemos el pomo forrado en cuero y la consola central con piezas en fibra de carbono, panel de instrumentos digital de 12.3 pulgadas, pantalla multimedia de 10.2 pulgadas y cinturones con los colores de BMW Motorsport. El maletero es de 420 litros en la versión coupé, mientras que en la versión Convertible se reduce a 350 litros para dar espacio al techo de lona.


El precio del M8 Coupé es de U$133.000 y su versión Competition vale U$146.000, para adquirir las versiones descapotables toca poner U$9.500 más. Tendrá grandes rivales como el Bentley Continental GT W12, el Aston Martin DB11 con motor V12, el McLaren GT y los Mercedes-AMG S63 y S65, algunos con motores muy grandes y llenos de lujo, pero tendrán un rival bastante interesante y que, seguramente, será mucho más divertido con su manejo al gusto del dueño.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario