Tesla usa su creatividad en Canadá



Por: Sebastián Peñuela
Twitter: @CarJournalist

Fotos: Tesla Press

El advenimiento de los carros eléctricos hace bastante tiempo que dejó de ser una moda, y aunque todavía no son tan masivos como esperan algunos (a pesar de las ventas récord en Europa y Estados Unidos, fabricantes como Tesla buscan dejar claro que se masificarán a cualquier costo. Literalmente.


La legislación canadiense es la más reciente víctima del equipo legal y comercial de Tesla Motors, la firma estadounidense, una de las claras beneficiadas de los descuentos y beneficios en gran parte del mundo, ya que los gobiernos están pagándoles (en forma de devolución o descuento de impuestos) a quienes se decidan por un carro eléctrico, lo cual dice mucho acerca de la conveniencia de un carro a baterías.


En el caso de Canadá, el gobierno federal ofrece incentivos de 5.000 dólares a quienes compren un carro eléctrico con precio base de menos de 45.000 dólares. Como todos sabemos, Tesla ofrece su Model 3, el más económico, con tracción integral y autonomía de 500 km, en 61.800 dólares canadienses, algo así como $151'058.000 pesitos colombianos, así que a la compañía de Elon Musk se le ocurrió crear una versión light de su Model 3 para bajar los costos y aprovechar ese descuento, aumentando así, su cuota de mercado en un país que todavía es terreno inhóspito para sus productos.


El nuevo Tesla Model 3 Standard Range es un carro de un solo motor eléctrico y tracción trasera, que ofrece una autonomía de apenas 150 kilómetros (93 millas), dictaminada por el software del vehículo. ¿El precio de ese Model 3? CA$44.999, un dólar por debajo del límite establecido por el gobierno norteño. Eso es una buena noticia para quienes busquen un coche a baterías, pero hay un par de problemas: el primero es que para un país extenso como Canadá, (e incluso para Colombia, por ejemplo) ese rango de operación es muy limitado, al menos ante los ojos de los consumidores, que estarán sufriendo de ese conocido síndrome de range anxiety. El segundo problema es que los clientes no podrán acercarse a Tesla para desbloquear el software que les daría un rango de 386 kilómetros.


Representantes de Tesla dicen que si los clientes buscan mayor rango de baterías, pueden comprar un Model 3 Standard Range Plus, que cuesta CA$53.810 ($131'515.110 pesos); para colmo, el modelo de 150 km no aparece siquiera en la web del fabricante. Palabras descaradas las de los chicos de Fremont, pero a la hora de la verdad, por muy ecológicos que sean los eléctricos, no dejan de ser un negocio.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario