Opel vuelve a la carga con el nuevo Corsa 2020


Por: Gustavo Hernández

Fotos: Opel Pressroom

Después de años oscuros siendo la solitaria subsidiaria europea de General Motors, Opel Automobile GmbH busca volver a la vida bajo la tutela del grupo francés PSA Peugeot Citroën y el nuevo Corsa parece ser el primer paso en la dirección correcta. El Corsa 2020 presupone un cambio radical con respecto al viejo Opel de los tiempos de GM, mostrando una evidente evolución que va mucho más del diseño de su carrocería, ofreciendo soluciones de conectividad y motorización que lo posicionan como una opción atractiva en un momento donde el concepto de automóvil experimenta un profundo cambio.

El cambio mas evidente se encuentra en su carrocería de 4,06 metros de largo y con 5 centímetros menos de altura, remplazando un diseño que fue poco apreciado tanto por la crítica como por el mercado. Y es que PSA decidió desechar el -muy adelantado- trabajo que GM tenía realizado y empezar desde cero para no tener que pagarle derechos de uso de propiedad intelectual a Detroit. El nuevo Corsa cuenta con unas formas más contemporáneas, presentando una silueta que es imposible no asociar con sus hermanos del PSA Groupe, en especial con el Peugeot 208 en cuya plataforma está basado, llamada CMP o Common Modular Platform. Las similitudes no terminan allí, el frontal tiene cierto aire al Citroën C4 de anterior generación, y el esquema de pintura de doble tono creando la ilusión de techo flotante es un rasgo conocido de la marca de los chevrones. Sin embargo, el conjunto es sencillo y en general está bien balanceado, a excepción de unos caprichosos pliegues en las puertas debajo de las manillas que se cortan abruptamente antes de llegar a los guardabarros.

Sin embargo, lo realmente interesante se encuentra bajo la carrocería. Aunque Opel no ha confirmado las distintas motorizaciones que llevará el Corsa, ya anunció que contará con versión eléctrica llamada Corsa-e con unas cifras más que impresionantes y que lo convierten en una opción muy atractiva en el naciente mercado de los compactos eléctricos: 134 HP, 260 Newton/metro de torque y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos, todo desde las ruedas delanteras, por supuesto. En cuanto a autonomía, la firma alemana promete 330 kilómetros, con la posibilidad de cargar hasta el 80% de la batería en tan solo 30 minutos. Además, al más puro estilo contemporáneo, incluye modos de conducción como en los autos de combustión interna. Dichos modos, denominados Eco, Normal y Sport administran la respuesta del motor y los parámetros de la dirección, otorgándole personalidades muy diferentes, cosa que es más fácil de lograr en un auto a baterías.

El paquete lo completa un nuevo interior del que no se han dado muchos detalles, pero que a simple vista lo coloca en una posición muy interesante frente a sus rivales. Un diseño moderno y sencillo con una pantalla que va de las 7 a las 10 pulgadas dependiendo la versión, encargada de controlar el sistema Multimedia Navi, ofreciendo también el servicio Opel Connect con ayuda en tiempo real al conductor y sus pasajeros.

Otro extras interesantes y primicia a nivel del Grupo PSA es el sistema de iluminación adaptativa IntelliLux LED que cuenta con ocho elementos LED controlados por una cámara de alta resolución que adapta el haz de luz de acuerdo a factores externos como el tráfico o el entorno. Así mismo, el control adaptativo de velocidad y los asistentes de estacionamiento lo convierten en un vehículo conveniente y cómodo. Gracias a estos aspectos, la marca alemana espera mantener al Corsa como su best seller histórico, ya que ha vendido 13.6 millones de unidades en el mundo (incluido nuestro país, donde lo conocimos bajo el corbatín de Chevrolet) desde que lo presentó en 1982.

En cuanto a la versión Vauxhall, marca que se vende exclusivamente en el Reino Unido y la Isla de Man, podemos esperar una versión completamente igual, a la que solo le cambiarán la insignia. Este proceso, conocido como "badge engineering" ya es común en los autos que se arman en Luton, y los ingleses no podrán sino aceptar con beneplácito este nuevo auto.

En conclusión, el nuevo Opel Corsa es la prueba del renacimiento de la firma de Rüsselsheim am Main, ahora en manos francesas, con un producto no solo atractivo estéticamente sino con tecnologías que ponen de nuevo a Opel a la vanguardia en la industria del automóvil.
Share on Google Plus

About Gustavo Hernández

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario