BMW se reinventa con el nuevo Serie 1

Por: Gustavo Hernández
Twitter: @gusgushernandez

Fotos: BMW Press

BMW ha revelado la tercera generación de su compacto de entrada a la marca, el Serie 1, confirmando muchos de los rumores que la prensa especializada había ido filtrando previamente.

Los puristas no estarán de plácemes ante las noticias provenientes de Múnich. El nuevo s Serie 1 le dice adiós a la propulsión en favor de un sistema de tracción delantera (y tracción total xDrive en algunas variantes M), siguiendo el camino que Mercedes-Benz dictó con su Clase A, favoreciendo un mayor espacio interior y una reducción en costos y peso. En definitiva, para los compradores de estos compactos de lujo es más importante el emblema y el espacio de las bancas traseras y el baúl que la sensación detrás del volante. BMW, quiere aprovechar esta plataforma para usarla en su marca juvenil MINI, y promete que el Serie 1 2020 será igual de placentero al conducir que su predecesor. Solo hasta septiembre, en el Salón de Fráncfort, podremos dar un juicio certero al respecto.

Como si el cambio a tracción delantera no fuera suficiente, BMW anunció que esta tercera generación solo contará con carrocería de 5 puertas (adios al hatchback de 3 puertas) y que el corto capó no podrá albergar el clásico 6 cilindros en línea de la firma bávara, en favor de una configuración transversal más compacta para lograr así un mayor espacio interior de cabina. Un baldado de agua fría para los puristas que se quedan sin alternativas de un compacto RWD, a la espera de que sean ciertos los rumores de un nuevo Alfa Romeo Giulietta basado en la plataforma del Giulia.

Volviendo a temas más pragmáticos, el Serie 1 se refresca en cuanto a líneas, cambiando su silueta general gracias a los cambios mecánicos anteriormente descritos. La carrocería crece en ancho (34 mm más) y altura (13 mm extra), pero se encoge en longitud 5 mm para llegar a los 4.319 mm, reduciendo también la batalla en 20 mm. Estos cambios influyen directamente en la habitabilidad de la cabina, aumentando 33 mm el espacio para las piernas en la banca trasera y hasta 19 mm más de espacio para la cabeza con el nuevo techo panorámico. El baúl crece igualmente en 20 litros para llegar a un total de 380, superando a su rival de patio, el Mercedes-Benz Clase A.

En cuanto a diseño, incorpora los nuevos rasgos que hemos visto en sus hermanos mayores el Serie 7 y X7, y que han desatado tanta polémica. La parrilla de doble riñón (ahora pegada) creció, no a las proporciones de los modelos anteriormente mencionados, pero sí tal vez más de lo debido. Un abrupto corte transversal define la apertura del capó, cortando la fluidez de las líneas del frontal. Esto parece no importarle a BMW ya que es un rasgo común en algunos de sus modelos. La trompa es mucho más corta e inclinada, lo que le confiere un aire a Serie 2 Active Tourer pero mucho más compacto, incluyendo rasgos que recuerdan también al utilitario X1, especialmente en la zona trasera, donde ya no se encuentra el famoso "Hofmeister kink" de las ventanilla laterales traseras.  A grandes rasgos el nuevo Serie 1 presenta unas líneas frescas y contemporáneas, sin llegar a ser un vehículo particularmente atractivo o elegante. Apenas lo justo para plantarle la cara a sus competidores de Audi y Mercedes-Benz.

Debajo del capó, BMW ofrece 5 motorizaciones, 2 de gasolina y 3 de diesel, que van desde los 114 HP en el 1.5L turbodiesel, hasta los 306 HP en el 2.0L turbo del M135i que será el tope de gama e incluirá de serie el sistema de tracción total xDrive. Los de Múnich se han puesto a la tarea de extraer toda la potencia posible del 4 cilindros de 2 litros para hacer menos dolorosa la partida del aclamado 6 cilindros cuyos ronroneos fueron el alma de la generación anterior. Eso sí, BMW incluye todos los aderezos electrónicos en forma de siglas, necesarios para controlar el chasis incluso con la potencia superlativa que suponen las versiones más extremas.

En el interior no hay muchas sorpresas con un diseño sobrio que gira alrededor de la pantalla que principal del sistema de infotenimiento iDrive, además del tablero de instrumentos on pantalla que reemplaza a los relojes análogos y que no es nada fácil de leer. BMW ha hecho especial hincapié en la conectividad y en la posibilidad de controlar múltiples funciones del vehículo a través de gestos o con comandos de voz gracias al BMW Intelligent Personal Assistant. Eso sí no pueden faltar todas las amenidades que se pueden esperar en un vehículo de la marca bávara, incluyendo sistemas de parqueo automático, toda clase de asistencias electrónicas y la posibilidad de acceder al automóvil mediante una app instalada en el teléfono móvil del conductor.

BMW conoce perfectamente su mercado y quiere ser más competitivo en los puntos que más importan para sus compradores: tecnología, conectividad, gadgets y habitabilidad; dejando en segundo plano la experiencia detrás del volante de la autoproclamada Ultimate Driving Machine. Habremos de esperar unos cuantos meses para saber si los ingenieros de Munich nos logran hacer olvidar la ausencia de la impulsión y del clásico motor 6 cilindros en línea.
Share on Google Plus

About Gustavo Hernández

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario