Contacto: BMW 330e Hybrid iPerformance

Fotos: BMW PressClub.

Por: Sebastián Peñuela
Twitter: @CarJournalist

Para nadie es un secreto que los autos 100% eléctricos son una realidad que todavía tardará varios años en consolidarse en Colombia debido a la casi nula infraestructura, los altos precios y los prejuicios de muchos. Sin embargo, hay un punto medio en el que la gasolina y la electricidad se encuentran: el automóvil híbrido. Aunque dicha tecnología ha visto poquísimos exponentes, BMW está determinado a cambiar esa realidad y por lo tanto envía a Colombia toda su armada equipada con la tecnología eDrive. En esta ocasión, pasó por nuestras manos el Serie 3 330e iPerformance.

Fotos: BMW PressClub.

Al abrir el capó del 330e no encontramos muchas diferencias con respecto a un Serie 3 normal, un océano de cobertores plásticos dejan todo a la imaginación, y la única pista ahí es la franja azul con la leyenda “eDrive” en la cobertura del motor. Sin embargo, la marca alemana ha revelado que este sedán hecho en Múnich equipa un motor a gasolina de 4 cilindros en línea, 1.998 c.c. con la famosa tecnología TwinPower Turbo con normativa de emisiones Euro 6 que le permite entregar 184 HP a 5.000 revoluciones por minuto y un torque de 290 Newton/Metro. Hasta ahí, es un muy buen motor alemán (aun cuando todavía no nos hacemos a la idea de un Serie 3 con menos de 6 cilindros). Sin embargo, BMW le acopla entre el motor y la caja de cambios, la motorización eDrive GC1P25A, un motor eléctrico de 87 HP -o 65 kilovatios, para quienes prefieren esa medida- y unos inmensos 250 Newton/metro de torque, todo esto alimentado por una batería ion de litio de 94 amperios. Sumando, el 330e entrega 251 HP y 420 Nm de torque.

Fotos: BMW PressClub.

Lo primero que hay para destacar es la estupenda aceleración que logra este híbrido, tal vez demasiado para los ambientes citadinos. La marca asegura que le toma 6.1 segundos llegar a 100 km/h y no está muy lejos de la realidad dicha afirmación. A la de por sí rápida respuesta del motor a combustión, se le suma la asistencia inmediata de la unidad eléctrica, que aporta 100 Newton/metro de empuje. Toda esa potencia va a las ruedas traseras por medio de una transmisión Steptronic de 8 velocidades hecha por los ya omnipresentes ZF.

Fotos: BMW PressClub.

Al ser un sedán deportivo, la velocidad máxima debería ser impresionante, pero lamentablemente, no es así. Con una velocidad tope de 225 km/h, no es ningún ///M, especialmente por los 200 kilos de peso adicional que proporcionan batería y sistema eléctrico, pero su encanto radica en los ajustados consumos y la excelente asistencia proporcionada por el sistema eDrive, que, al igual que en un carro puramente eléctrico, puede recargar la batería de 7.6 kWh por medio del frenado regenerativo o utilizando un enchufe de 30 amperios -algo que puede tardar hasta 3 horas para lograr una carga al 100%-. Así mismo, desde la cabina, el conductor puede gestionar el uso de la batería con el botón “eDrive” para seleccionar entre modos AUTO (Por defecto; usa el motor eléctrico hasta los 70km/h), MAX (aumento de uso de la energía, con el motor eléctrico operando hasta 120 km/h) y SAVE BATTERY, que se enfoca en aumentar la carga hasta el 50% cuando sea necesario o de simplemente, mantener la carga de la batería. Dicho sistema no interfiere con los ya clásicos modos de conducción del auto: ECO PRO, CONFORT y SPORT.

Fotos: BMW PressClub.

Si hay un BMW discreto, se trata de este, que no equipa ninguna clase de “bodykit” adicional ni recurre a vistosos añadidos para marcar la diferencia. A un ojo poco entrenado le costará algo de trabajo distinguir la versión híbrida de las “comunes y corrientes”, sin embargo, para los fans de la marca germana, será evidente no solo la “e” que precede su nombre, sino los discretos emblemas eDrive en los parales “C” del vehículo, que delatan la tecnología híbrida. Otro detalle que puede pasar desapercibido es el compartimiento para enchufar el carro a una estación de recarga eléctrica; dicho aditamento se encuentra inmediatamente detrás de la rueda delantera izquierda.

Al ser un carro orientado hacia la eficiencia, carece de molduras deportivas, lo que en la práctica contribuye a mejorar su coeficiente aerodinámico de 0,29 a 0,27. Por lo demás, no deja de ser un sedán de la Serie 3 que presume de poco cromo, pinta deportiva y líneas musculosas y que continúa siendo un éxito en el mundo. Eso es positivo, ya que contribuye a “normalizar” la presencia de los vehículos híbridos en las calles.

Fotos: BMW PressClub.

Su diseño y características interiores siguen la misma pauta de su exterior: casi ningún detalle lo aparta de un Serie 3 normal: la posición de conducción es perfecta y sin reproche, mientras que su cuadro de instrumentos es en un 90% analógico. Claro, puede equipar en algunos mercados la opción de HUD o Head-Up Display. Solamente hay tres características adicionales para este vehículo: algunos leves, pero notables detalles en azul cobalto, el botón “eDrive” justo detrás de la palanca selectora de cambios y que sirve para seleccionar los modos de operación para el sistema híbrido y la pequeña pantalla bajo el tacómetro que refleja el estado de la batería y los niveles de recarga.

Fotos: BMW PressClub.

Los pasajeros de las plazas traseras, viajan muy cómodos y no experimentan reducción del espacio habitable debido a que la batería del auto está localizada en la parte trasera, afectando, sin embargo, al espacio de carga del baúl, que pierde 110 litros, pasando a tener 370 litros. Por su parte, el tanque de gasolina también se ve mermado, y reduce su capacidad de 60 a 41 litros. Pero si se le da adecuado uso, el sistema híbrido podrá compensar dicha pérdida.

Una plétora de equipo de seguridad activa y pasiva está presente en el 330e, entre los cuales podemos encontrar, bolsas de aire frontales y laterales para conductor y pasajero, mientras que incluye 2 bolsas de aire tipo cortina. Frenos con ABS con asistencia de frenado, Asistente de arranque en pendiente, Control de Frenado en Curva, Control de Tracción con bloqueo electrónico de diferencial, dirección asistida electromecánica Servotronic y Control Dinámico de Estabilidad están, por supuesto, presentes. Los sensores de desgaste de las pastillas de freno y luces delanteras y traseras en LED

Fotos: BMW PressClub.
De serie también incluye BMW los sensores de luces y lluvia, así como los muy necesarios anclajes tipo ISOFIX para las sillas infantiles. Como opción se ofrecen llantas Run-Flat, cámara de reversa, sensor de estacionamiento delantero y trasero y tuercas antirrobo para las llantas. De igual forma, un adaptador de corriente que funciona con la corriente alterna convencional está incluido en un pequeño compartimiento del baúl, y será muy útil en Colombia, donde las estaciones de recarga rápida son demasiado escasas.

El equipamiento de este vehículo es apenas correcto para su clase y características, siendo un vehículo del segmento premium, cuenta con materiales de primera calidad al alcance de sus ocupantes al igual que el resto de los autos de la Serie 3, a los que nada tiene que envidiar, mientras que el conductor podrá controlar variados aspectos del vehículo por medio del sistema iDrive, que aunque efectivo, ya no es tan refinado y elegante como los de sus rivales. También está el volante multifunción al alcance del conductor, y sus controles son intuitivos y fáciles de usar.

Fotos: BMW PressClub.

Dicho esto, y si el cliente así lo desea, podrá adquirir paquetes de equipamiento opcional tales como el Executive, que apunta más al confort, refinamiento de marcha y detalles como el climatizador automático bizona, o alfombras de velour, -fino terciopelo sintético- o una mayor calidad y número de características lumínicas, mientras que el paquete Sport Line ofrece volante y asientos deportivos en cuero, molduras interiores de aluminio y rines de 19 pulgadas. Como es costumbre en BMW, las opciones de personalización interior y exterior son abundantes: ¿Techo de cristal? Claro. ¿Paquete para fumadores? Solo debe pedirlo. ¿Sintonizador de TV? No volverá a perderse su novela favorita. Hay tantas opciones como dinero tenga el cliente.

Fotos: BMW PressClub.
Aunque su producción inició en 2011, este Serie 3 eDrive híbrido no pierde vigencia, y permite normalizar, en cierto modo, la idea de un futuro más sostenible. Por supuesto, nada es perfecto y este sedán de BMW tiene ciertos aspectos susceptibles de ser pulidos y refinados, cosa que seguro sucederá con la siguiente generación del sedán cuyo éxito de ventas ha definido a la marca bávara.

El éxito del 330e radica en su aspecto y comportamiento anodino: es tan capaz y ágil como sus hermanos de solo gasolina y diesel, pero aplicando avanzadas tecnologías que hacen su trabajo de manera imperceptible y sin mayores extravagancias dignas de los vehículos con vocación “verde”. El BMW 330e iPerformance no necesita los argumentos estéticos de un Toyota Prius, un Chevrolet Volt o Hyundai Ioniq, siendo además más ligero y efectivo que autos como el Mitsubishi Outlander PHEV o Porsche Cayenne S E-Hybrid. Si pensaban en el Porsche Panamera S E-Hybrid, no es competencia, para eso BMW ofrece el fantástico i8.
Fotos: BMW PressClub.

El híbrido de BMW hace su trabajo excepcionalmente bien, permitiendo ubicarse como una opción discreta en un mundo que premia la excentricidad a la hora de presumir las cualidades en energías limpias. Realmente debería ser el estándar de los vehículos híbridos y un claro llamado para que las marcas se arriesguen a importar más de este tipo de propulsores a Colombia.


DIMENSIONES Y CAPACIDADES

Longitud total: 4.633 mm

Ancho total: 2.031 mm

Altura total: 1.429 mm

Distancia entre ejes: 2.810 mm

Peso bruto: 2.194 Kg

Peso vacío: 1.660 Kg

Capacidad tanque: 40.8 litros.

Llantas: 225/40 Rin 19 (adelante), 235/35 R19 (atrás) – Bridgestone Potenza.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario