El Papamóvil colombiano, en detalle.

Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Por: Sebastián Peñuela
Twitter/Instagram: @CarJournalist

La visita del Papa Francisco a Colombia no sólo despierta el fervor de los todavía numerosos católicos del país, también es una ocasión importante de celebrar para la industria local, ya que por primera vez, un pontífice irá a bordo de un vehículo desarrollado en Colombia para tan alto propósito.

Chevrolet Colombia donó 3 ejemplares de su Traverse con motor V6 de 3.6 litros y tracción integral para movilizar al prelado, aunque no se quedó contento con entregar los vehículos y realizó extensas y radicales adaptaciones para convertir la SUV estadounidense en un Papamóvil.

Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Un equipo de poco más de 50 personas entre ingenieros y técnicos de General Motors Colombia fue el responsable de las adaptación locales, situación que los llena de orgullo, debido a que su trabajo reivindica la capacidad de la industria automotriz nacional, ya que en las anteriores visitas papales los vehículos eran importados, como en el caso de Pablo VI, quien fue aclamado por la multitud mientras iba a bordo de un Lincoln Continental y luego uso brevemente un Jeep Commando o Juan Pablo II, quien trajo una Land Rover Santana desde España, sumada a una humilde Chevrolet Luv.

En Colmotores les fueron cortados techo y los parales B y C, con la consiguiente desaparición de las dos puedas traseras, mientras que las sillas y tapetes desaparecieron para darle espacio al nuevo piso plano diseñado y elaborado por manos colombianas. Solo se mantiene como reconocible la cabina para conductor y pasajero.

Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

En la plataforma trasera se adecuó una silla principal tapizada en cuero y con el escudo papal bordado. Esta silla fue creada utilizando como base una silla de conductor de la Traverse, aunque es más ancha, tiene grandes apoyabrazos, gira 360° solo cuando el Papa se sienta y claro, es mucho más cómoda, ideal para un prelado que, recordemos, tiene 80 años. Detrás de esa silla están las de los cardenales, elaboradas con base en las de un Spark GT. Para llevar a los Gendarmes Vaticanos que custodian la integridad papal, unos escalones en la parte trasera, antideslizantes, con rieles y capacidad para 500 kilos, fueron instalados.

Para acceder a este imponente vehículo, el Papa tierna a su disposición unos escalones retráctiles seguidos de unos fijos con tapete rojo, sobre los cuales se coloca la matrícula SCV 1, exclusiva de los autos del gobierno Vaticano. Status Civitatis Vaticanae No. 1, es el significado en latín de tan única placa, hecha por Colmotores y que en Colombia no sólo está fijada en los 3 Chevrolet Traverse, sino en los Chevrolet Sonic hatchback en los que el argentino se transportará cuando quiera algo más práctico y menos llamativo.

Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Los Papamóviles Traverse son idénticos excepto por un pequeño detalle: en un lugar visible al frente del asiento papal, se marcaron con un bordado diferente cada uno: la frase “Hecho con mucho cariño por manos colombianas” está en el vehículo para Bogotá; otro de los bordados es el escudo del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, del que Francisco es hincha furibundo. El ultimo bordado es una imagen de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, patrona de Colombia.

La parte trasera está cubierta por una estructura metálica forrada en cuero blanco y coronada arriba y al frente con vidrio templado con filtros UV, mientras que un conjunto de barandas también forradas en cuero permiten el apoyo de los piadosos pasajeros. La cabina de estos vehículos es abierta por expresa petición del Santo Padre, quien busca acercarse más a la gente en sus viajes, diferenciándose claramente se du predecesor, Benedicto XVI, quien transitaba en lujosos Papamóviles Mercedes-Benz ML 430 con cabina cerrada y cristales blindados.

Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Por supuesto, siendo el Papa Francisco un Jefe de Estado, tiene las banderas del Vaticano al frente, y a los costados, el escudo cardenalicio de Jorge Mario Bergoglio. Uno de los detalles más bonitos es la denominación del modelo: la palabra “Papamóvil” fue diseñada con la misma tipografía que Chevrolet usa y adherida bajo el stop trasero izquierdo, como si de un vehículo de producción masiva se tratase y de paso, se convierte en el primer y único vehículo de su género en el mundo bautizado de manera oficial por un fabricante.

A la presentación oficial de este carro en la Plaza de Armas del Palacio de Nariño asistieron el Presidente Juan Manuel Santos, sus ministros, la cúpula militar y policial, y los máximos jerarcas de la Conferencia Episcopal Colombiana, institución que oficialmente, es dueña de la flota papal. El santo carro fue entregado por el presidente de GM Andina, el australiano Paris Pavlou y por Keyvan Rahmani, Ingeniero Jefe de dicha empresa.

Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Aunque tan insigne vehículo fue construido en su forma original por Chevrolet en Delta, Michigan, las extensas modificaciones realizadas por ingenieros y operarios colombianos dan fe de la gran calidad de la manufactura local, que seguro notara el Obispo de Roma en su paso por nuestra nación, con una sociedad todavía profundamente católica, pero que busca en el argentino la redención de la iglesia católica.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario