Toyota hará del Yaris un Hot-Hatch

Por fin Toyota dejará de hacer carros confiables pero con el entusiasmo del color beige.
Por: Sebastián Peñuela
En Twitter: @CarJournalist

Si ustedes se fijan de manera cuidadosa, los hatchbacks con esteroides que tanto nos gustan de los años 80, existen gracias a la magia del rally: máquinas como los Renault 5 Turbo2, Peugeot 205 GTI y Lancia Delta HF (con las sonadas excepciones del Renault 5 GT Turbo y el VW Golf GTI) fueron herederos de la tecnología de ese entonces, sumada a unos ejecutivos de marketing muy despiertos, que lograron posicionarlos como alternativas deportivas amables con el bolsillo y más prácticas que ese caro y poco confiable Triumph Spitfire o el Dodge Demon del abuelo.

Esa era se diluyó mucho (algunos incluso claman que se extinguió) en a finales de los 2000, cuando pasamos en muchos casos a ver las malditas SUVs, sedanes aburridos y hatchbacks de 5 puertas con calcomanías pretenciosas pero poco o nada bajo el capó. Afortunadamente los tiempos han cambiado: Ford ahora vende el Fiesta ST, alcanzando números interesantes en Europa y EE.UU, Peugeot regresó de su letargo y creó el 208 GTi, Renault ahora le da a sus Clio R.S y Sandero R.S 2.0 el tratamiento deportivo que merecen, MINI revivió su línea John Cooper Works y VW le impuso una dieta a su Golf GTI.

La marca japonesa sabe como entusiasmar a sus fans alrededor del mundo. Cuidado, Fiesta ST, Clio RS y Golf GTI.
Ahora que el WRC se ha puesto tan de moda (por culpa de una más bien sosa F1), Toyota quiere entrar en el juego y ya tiene preparado su nuevo Yaris WRC para llevarse todos los trofeos, cosa loable de por si sola, pero la marca japonesa sabe que sus fans buscarán identificarse más allá de unas camisetas y gorras, por lo que aprobó la producción de la línea deportiva del Yaris 3 puertas con motor de 210 HP, el doble de potencia encontrada en uno común y corriente.

La actitud prometida bajo el capó es complementada por unos rediseños en el frontal y la parte trasera, más agresivos de lo que suele ser el pequeño Toyota, junto con vinilos de carrocería con los colores del Gazoo Racing. La marca también asegura que la maniobrabilidad y el confort se verán seriamente mejorados. El otrora humilde Yaris también gozará de un nuevo interior y tablero de instrumentos para estar acorde con su espíritu deportivo. Lo que falta por definir es el sufijo del carro, ¿Yaris GTi o TRD, tal vez?

No, no es broma, Toyota quiere volver a ser considerado como una marca deportiva a toda costa. Y es que luce fantástico.
¿La mala noticia? El modelo fue presentado y será vendido por la división europea de Toyota, con lo cual hay pocas posibilidades de su exportación a EE.UU (donde le daría un serio dolor de cabeza al Ford Fiesta ST) ni mucho menos a Colombia, dónde sus directivos declararon en el pasado Salón del Automóvil de Bogotá que se dedicarían a vender camionetas "hasta que fuese rentable la operación de sedanes y compactos", es decir, nunca, porque para bien o para mal Toyota en Colombia significa 4x4 y ostentación. Nada que ver con los eficientes y confiables sedanes que la marca vende como pan caliente en el resto del mundo.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario