BMW Serie 7 en Colombia: refinamiento in extremis

Foto: Prensa Autogermana.
Por: Sebastián Peñuela
En Twitter: @CarJournalist

El completamente renovado BMW Serie 7 G11, buque insignia de la marca bávara, ha hecho su arribo a las costas colombianas, y como era de esperarse, fue presentado en el ambiente más exclusivo posible. Me desplacé hasta el Hotel W para conocerlo en su lanzamiento.



Foto: Prensa Autogermana.
La nueva generación de este sedán ejecutivo de tamaño completo se conoce como G11 y G12, -que enmarca la versión "long wheelbase", o alargada- y como es de esperarse, se podrían llenar un par de libros con todas las características de personalización y amenidades disponibles para este lujoso auto. Pero cómo no tengo el espacio (porque resulta que a la generación Millenial no le gusta leer) ni las ganas de hablar acerca de cada uno de los extras que a este BMW le caben, iré por lo más destacable.

Luego de comer un par de pasabocas en el salón del Hotel W entré al salón en dónde estaba el gran sedán bávaro bajo una tela, así que me acomodé en un asiento a esperar la presentación, que a decir verdad, ignore convenientemente, esperando impacientemente a que la tela fuese removida.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Mientras esto sucedía, pude ponerme a pensar en las novedades de este carro alemán, que inició su producción en julio de 2015, pero que sólo hasta este 2016 llegaba al país (corroborando mi argumento acerca de la casi irrelevancia del mercado colombiano ante muchos jefes regionales de las marcas) para satisfacer los egos más encumbrados del empresariado y sector político colombiano, al  los que cada vez es más difícil bajar de sus sobrevaloradas Toyota Land Cruiser para que se desplacen con el estilo que solo un sedán puede dar.

¿En dónde iba? Ah, si: El BMW Serie 7 es construido alrededor de nu nueva plataforma OKL (Oberklasse, literalmente "Clase alta", lo cual dice mucho, ¿no?), e incluye gran cantidad de componentes estructurales hechos en aluminio y otros en fibra de carbono reforzada con polímeros, tecnología extraída de los modelos BMW i, para reducir el peso, aúnmentar la rigidez torsional del chasis, bajar aún más el centro de gravedad y continuar con la tradición bávara de ofrecer la distribución de peso 50/50. Esa novedad mezcla parece funcionar, por lo que lograrían masificar con éxito estos nuevos materiales. Como resultado, el nuevo 7 logra adelgazar 40 kilos con respecto a su predecesor, la plataforma F01.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Desde el punto de vista del diseño, la carrocería del BMW G11 es mucho mejor pensada que la del F01, gracias a Nader Faghihzadeh, el diseñador iraní-alemán responsable del exterior del carro. Las líneas son más suaves, como pienso que corresponde al buque insignia de una marca de lujo. No hay lugar en sus trazos para la agresión, sino que invitan al disfrute. El frontal del Serie 7 ve unos riñones un poco más anchos, con más cromo y una parrilla activa que abre o cierra las barras para aumentar el flujo de aire que por ahí entra al motor, detalle prestado de Rolls-Royce. Las luces siguen la tendencia del Serie 3 y se alargan para unirse a la parrilla, ofreciendo una cara mejor definida.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Al costado, una línea de cromo que arranca desde el arco de la rueda roba las miradas, al menos hasta que termina en la puerta trasera, resaltando su postura y combinando muy bien con los marcos cromados de las ventanillas laterales. De las luces nace una línea que continúa ininterrumpida hasta los stops, pero sin cortar el baúl de manera abrupta y poco elegante como el E65 de Chris Bangle y Adrian van Hooydonk. la parte trasera es tan elegante como el resto, con una línea cromada que divide los stops y da cintura a la tapa del baúl con apertura electromecánica, porque a estas alturas, los que sabemos de lujo solo queremos pulsar un botón y no alzar con nuestras manos la tapa como debe hacer el resto de los mortales.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Pero basta de elucubraciones estéticas, que me sentí como redactando un catálogo de ventas. El Serie 7 es hermoso pero muy discreto si se le compara con su máximo competidor, el Mercedes-Benz Clase S. Y en su discreción, tiene más atractivo visual que el casi anodino Audi A8, así que creo, se sitúa en el medio exacto entre la ostentación vulgar y el lujo quirúrgico.

Por dentro, el Serie 7 toma algunos detalles muy discretos prestados de la submarca BMW i, con líneas mucho más limpias, cuero y madera en abundancia y botones mejor agrupados, que hacen ver el interior del F01 como si una bolsa de botones hubiese explotado en todas direcciones allí dentro y una pantalla táctil más cercana, fácil de usar y ver. En definitiva, una gran mejora tanto para un chofer como para el dueño, por si se le antoja conducirlo.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Pero, puede este gran BMW ser un digno competidor de la Clase S para eso, debe contar con ingentes cantidades de tecnología que, en muchos casos, no verán su tránsito a vehículos mas pedestres sino dentro de una década. Y si que tiene una gran carga tecnológica.

Para empezar, los pasajeros pueden gozar de asientos masajadores gracias al nivel de equipamiento llamado "Executive Lounge"; hay techo panorámico de cristal, iluminación ambiente ajustable según el antojo del momento, luces de bienvenida para iluminar el camino hacia las portezuelas, pantallas de video en los asientos, una tablet para controlar todo el ambiente y una estación de carga para los smartphones, porque si.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Este BMW equipa un elemento que sólo le he visto a los primeros Citroën DS: Ambient Air, que esparce suaves fragancias con el aire acondicionado. la única diferencia es que el mencionado auto francés no ioniza el aire ni permite escoger 8 aromas diferentes como si lo hace este alemán. Y ese ataque a los sentidos no estaría completo sin el sistema de audio Diamond Surround firmado por Bowers & Wilkins. Así que no se le vaya a ocurrir llevado a galaxia Sound u otros "audiófilos" para la idiotez de "tratar de mejorar el sistema". Si lo quiere hacer, es mejor que ni se compre este Bimmer.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Suspensión neumática en ambos ejes con varios grados de ajuste y control de la amortiguación logra que en un momento sea el viaje más suave y placentero del mundo (casi como de un Cadillac de antaño), que puede cambiar instantáneamente a uno más firme si las necesidades de la conducción o el estado del asfalto lo exigen. Eso es normal en los autos ultra premium, aunque no deja de ser "descrestante". Lo que si asombra son las barras estabilizadoras electromecánicas que logran reducir el llamado "body roll" cuando se toman las curvas a alta velocidad, cosa que no se note ni por dentro ni por fuera la inclinación, no sea que salgan a volar los ilustres pasajeros y sus caras bebidas por cuenta de la plebeya fuerza centrífuga.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Se incluye la primera pantalla del mundo que puede ser usada sin necesidad de ponerle un dedo encima: hay funciones que se pueden controlar con los gestos de la mano: Por supuesto, no son funciones cruciales sino controles de información y entretenimiento, además de teléfono. Esto no es lo más hardcore: El Serie 7 tiene un sistema de parqueo automático que le permite entrar y salir de garajes de manera semiautónoma. ¡Ni Lexus en sus mejores días ofrecía algo más complicado que el sistema de estacionamiento automático en paralelo! 

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

¿Y cómo se activa? con una llave-inteligente-y-mucho-más-que-un-smatphone que los aburridos alemanes insisten en llamar Display Key. Todo eso suena muy cool, pero tiene el inconveniente de ser muy engorroso para usar ya que hay que situar el carro exactamente frente al espacio de parqueo para activarlo, y el carro en modo autónomo no superará desplazamientos de 1.5 veces su longitud total. Es ahí donde se demuestran la limitaciones de las nuevas tecnologías.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Otro elemento que llama la atención es su sistema de luces altas por láser. Si, así como lo lee: ya el LED, el HID y el xenón son cosas corrientes, plebeyas. BMW logró crear una bombilla que aprovecha la gran potencia lumínica del láser para iluminar (con una luz muy intensa y más blanca que cualquiera conocida) de manera inteligente los caminos hasta 600 metros mientras se ajusta para no encandilar al conductor del carro que viene de frente. Eso es más de medio kilómetro iluminado...
Audi estaba trabajando en LED orgánicos y luz láser, pero su rival teutón se le adelantó con el desarrollo y las instaló por primera vez en el i8. ¿Y Mercedes-Benz? Ni supieron la placa del camión tecnológico que los arrolló.

Foto: Prensa Autogermana.

Por supuesto, el conductor tiene varias ayudas para su trabajo, como la asistencia de guiado y cambio de carril, información de límites de velocidad, imágenes panorámicas desplegables en la pantalla, Head-Up Display, monitor de puntos ciegos, ConnectedDrive, asistente de tráfico... Los puedo aburrir a ustedes de la cantidad de adminículos tecnológicos de esta berlina, por lo que me detengo ahí. Si quieren saber qué más incluye, hay tres opciones, visitan la web de la marca, o van al concesionario, o esperan a que nos ofrezcan un test drive de este carro (N. del R.: Aquí no pude evitar reír ante la sola idea... Primero me gano el Baloto).

Increíble que BMW ya cumpla 100 años, pero sí que los ha sabido celebrar.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

A Colombia llegan dos opciones (dentro de lo que cabe, ya que las posibilidades de personalización son casi infinitas gracias al programa BMW Individual) del BMW Serie 7 G11: el Paquete Deportivo ///M y el Pure Excellence. Si quiere un Serie 7 más... entusiasta, sugiero que pida importar un Alpina B7 Biturbo. Ni que decir tengo que el primero apunta al usuario con ínfulas de deportividad y el segundo es más refinado, digno de un Santo Domingo, el Presidente de la República (que tiene varios F01 Protection con la bandera presidencial por placa) o un jeque árabe, da igual. Lo que si espero es que si Luis Carlos Sarmiento Angulo lo compra, no manche la reputación de este carro al permitir que sus escoltas manipulen el tráfico a su antojo. Luis Carlos, si no toleras el tráfico, madruga más.

Foto: BMW PressClub.

Bajo el capó de esta maravilla habitan unos motores que, honestamente, no esperaba ver: en el 740i, un maravillosamente balanceado y muy tradicional 6 cilindros en línea (conocido como B58B30) con TwinPower Turbo de 2.998 c.c., 24 válvulas, Doble VANOS, Valvetronic y 320 HP que pueden ir a las ruedas traseras o al sistema xDrive, si así lo pidió en Autogermana.
El otro motor es exactamente igual, excepto que alimentado por diesel y llamado B57B30, por lo que se instala la insignia 730d en la parte trasera. Este motor, 2.993 c.c., tiene inyección por Common Rail, 24 válvulas y turbos de geometría variable, buenos para 261 HP y 457 monstruosas libras/pie de torque. Ambos motores van acoplados a una transmisión automática Steptronic de 8 velocidades, que si se pide la opción, puede guiarse por GPS para conocer la ruta que transita y ajustar los cambios de forma más adecuada.

Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Si, es la cosa más tecnológica y lujosa que BMW haya hecho de este lado de un Rolls-Royce. Y puede ser suya con unos pocos movimientos de su pluma en la chequera. Solo debe escribir $449'900.000 por la versión 730d (en versión básica) y $469'900.000 por el 740i sin personalización añadida. Y no nos revelaron los precios de las versiones iL (alargadas), porque, si tenemos que preguntar, es porque no lo podemos pagar.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario