Shell reafirma su apoyo a Ferrari en F1, la tierra es redonda y otras noticias no tan sorprendentes.

"Añadir leyenda", decía, así que aquí les dejamos a Sebastian Vettel. / Foto: Shell Belgium.



Por: Sebastián Peñuela
En Twitter: @CarJournalist

Royal Dutch Shell, mejor conocida como Shell, a secas, ha sido el patrocinador, socio técnico y compañero de la Scuderia Ferrari desde que tenemos memoria, y al parecer, oh, sorpresa, lo seguirá siendo en 2016. No es nada como para escribir una nota acerca de eso, ¿cierto?


Pues resulta que estuve investigando, y la alianza de Shell y Ferrari, que hoy todos damos por sentado, va más allá: Desde 1929, Shell patrocina a la marca italiana, cuando esta petrolera holandesa patrocinó la carrera de piloto de un tal Enzo Ferrari. Ese mismo años, el joven italiano se independizó y creó su propio equipo de competición con, adivinaron, Shell a bordo como uno de sus principales patrocinadores, que proveían de lubicante a los Alfa Romeo de su equipo y desde 1947, a los propios motores Ferrari, mientras que la primera victoria de esa sociedad llegó en el G.P. de Gran Bretaña de 1951, en Silverstone. En 2010, llegaron a su carrera #450 con Fernando Alonso, y ahora con Sebastian Vettel y Kimi Räikkönen, quieren destronar el inefable dominio de Mercedes-AMG.


Como ven, no es posible imaginar a Shell sin Ferrari o viceversa, siendo esa una de las asociaciones más fructíferas del automovilismo. Y de eso se agarra el CEO mandamás de Fiat Chrysler Automobiles (y presidente de la Scuderia Ferrari), el ítalocanadiense Sergio Marchionne, quien declaró que "2016 deberá ser la temporada para estar arriba de nuevo (...) Queremos presentarnos en Australia como el equipo a batir; sabemos que nuestros rivales son fuertes pero no les tenemos miedo ya que somos el equipo más exitoso en la historia de la Fórmula 1".


El correo con la información que me enviaron los amigos de la petrolera no deja de hacer hincapié en su asociación técnica con lubricantes Shell Helix y combustible Shell V-Power, y cómo esa alianza es transmitida en un 99.9% al motorista común y silvestre, que como usted o yo, reposta su tanque de gasolina y cambia el aceite cada 5.000 km, -aunque confieso que mis dos últimos cambios de aceite han sido con Texaco Havoline y Mobil Super 1000- para proteger el motor de su carro, ahorrar combustible y cuidar así, el medio ambiente.


Todo eso está muy bien, y es ciertamente, impresionante que ta tecnología de F1 llegue a las calles, pero la constancia (o terquedad) de Shell por ayudar a la Scuderia Ferrari a ganarse otro campeonato del mundo en 2016 requiere explotar todas las técnicas posibles y al parecer tienen una en la cual no habíamos pensado: se valdrán de la tecnología Pure Plus, que produce aceite a partir del gas natural. ¿La gran ventaja y más evidente? Que dura mucho más que sus contrapartes hechos de petróleo y permite un menor consumo de combustible, cosa que beneficiaría a la Scuderia Ferrari y a los motores de calle que usen este aceite.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario