¿Una tarde de Jaguar XE en el Autódromo? ¡Claro!

¿Es este Jaguar XE uno de los sedanes más bellos del mercado? Yo diría que si. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).


N del A: Este test lo realicé a finales de 2015, pero estaba tan ocupado celebrando el fin de año, comiendo tamales con buñuelo y descansando, que no lo publiqué a tiempo, pero me decidí a publicarlo por fin.

Por: Sebastián Peñuela
En Twitter: @CarJournalist

Tenemos un problema de polarización: el mercado premium en el mundo está repartido a la sazón entre BMW, Mercedes-Benz y Audi. Estos tres alemanes constituyen el "Top of Mind" y ya nadie los desplazará de su lugar. Luego de ellos recordamos a Cadillac, Lincoln, Volvo, Lexus, Alfa Romeo e Infiniti, como contendientes que siempre han estado al acecho, esperando el más mínimo error.


Pero siempre olvidamos a alguien (y los alemanes también), a Jaguar, el legendario fabricante inglés de sedanes deportivos que por muchos años fue el año y señor de los sedanes deportivos de lujo y que lucha bravamente por su relevancia gracias al capital que le inyecta Tata Motors, dueño de esta marca y de Land Rover.

En Colombia repetimos este problema, cosa bien curiosa ya que a ningún autodenominado "experto" se le suelen escapar estos detalles. Jaguar existe, está muy viva y no se cansa de demostrarlo.

Nunca Jaguar Colombia había hecho un track day de prensa, pero éste le sentó bien. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Una de las mejores cosas que nos pueden pasar a los periodistas de este sector, es un test drive en el Autódromo de Tocancipá: 50% de nuestro cerebro se divierte y el resto trabaja, analiza y pondera con cuidado y ojo crítico.

Ese venerable (y único) templo de la velocidad fue el escogido por el Grupo Premier para llevar lo mejor y lo último en su catálogo: los XF de tamaño mediano, el hermoso deportivo F-Type (en sus dos carrocerías y motores) y el nuevo felino de la familia, el XE. Sorprendente en todos los aspectos, ya que Jaguar era la marca de la que menos esperábamos este tipo de actividades, que le sientan muy bien.

Jaguar ha puesto todas sus esperanzas en el XE, con el que espera hacer a la marca relevante de nuevo en el sector premium. / Foto: Prensa Jaguar Colombia.

Ya hera hora de que apareciera un carro así: el Jaguar XE fue creado exclusivamente para arrancarle al BMW Serie 3 la corona que ostenta desde hace 40 años como el sedán deportivo por excelencia. Para lograrlo, la marca británica creó un chasis que es el primero construido sobre la plataforma modular iQ[AI], usada por el XF de segunda generación y por un futuro Land Rover que se ubicará entre el Evoque y el Range Rover Sport. 

Esta plataforma -y casi todo el carro- hace un extenso uso del aluminio, y viene siendo la segunda plataforma desarrollada íntegramente por Jaguar luego de la era Ford. 

Viendo al X-Type y al XE juntos, sabemos por qué nadie apreció al primer sedán compacto de Jaguar... Luce como de hace 30 años. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Hay una sombra que se cierne sobre Jaguar y se trata del X-Type, su intento en la era Ford por competir contra el BMW Serie 3 y otros en ese segmento de los compactos ejecutivos; el "Baby Jag" fue menospreciado por usar una plataforma de Ford Mondeo y materiales que no estaban a la altura, según los puristas de la marca. Incluso fue llamado el "Cadillac Cimarron de Jaguar", ya que por sus pobres ventas, casi acaba con la marca.

Felinos al acecho... / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Ese es el fantasma del pasado que el Jaguar XE quiere exorcizar y la planta de Solihull, donde es fabricado, trabaja a toda marcha fabricando todas las versiones de este sensual sedán: tracción trasera o integral, motorizaciónes diésel o de gasolina, de 4 o 6 cilindros.

A Colombia por ahora solo llega en versiones Pure, Prestige y R-Sport, todos compartiendo el motor turbocargado de 4 cilindros de 1999 c.c proveniente de Ford, que logra erogar unos saludables 240 HP y emitiendo apenas 179 gramos/km de CO2; este año se espera que estén disponibles los motores 2.0L de la nueva familia Ingenium, que reemplazarían los suministrados por la marca del óvalo azul.

Los 240 HP y 340 Nm de torque de su planta de poder son llevados a las ruedas traseras -las versiones AWD no se ofrecerán aquí- por medio de una transmisión automática ZF CommandShift de 8 velocidades a la que se le ve muy bien no tener palancas en la consola, pues sus funciones se operan con una perilla, lo cual deja de lado la hipocresía de tener palancas en las cajas automáticas. Sin embargo, todo ello sirve para propulsar los 1.530 kilos de peso del XE a 100 km/h en 6.8 segundos, cosa nada despreciable si tenemos en cuenta que se trata de un sedán de 4.6 metros de largo.

Pero basta de charla: había llegado la hora de probar este contendiente en la pista de Tocancipá.

Este es el ángulo más distintivo del Jaguar XE, aunque algunos lo juzgan muy Audi, a mi me parece con estilo propio. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Lo primero que llama la atención es cómo Ian Callum y su equipo de diseñadores lograron un XE que combina las líneas de XF con gracia pero en un tamaño más compacto. Lo malo de eso, es que les salió todo al estilo Audi: Todos sus sedanes son idénticos, sin importar el modelo. La única forma de lograr una identificación positiva es el tratamiento de la parte trasera, dónde además del obvio "XE", también encontramos un set de stops muy distintos del XF, y cuyo patrón de iluminación parece más de un F-Type.

No es un habitáculo lleno de sorpresas e innovaciones, pero es práctico y cómodo. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

El interior del XE es pulcro, de cuero negro y enmarcado por la consola central, con su pantalla táctil y botones de menú. El módulo del aire acondicionado me recordó un poco a los diseños de la Range Rover Evoque, especialmente porque sus botones no hacen fácil la operación del aire acondicionado... ¿Que tiene de malo incluír perillas ergonómicas?

El timón multifuncional es otra historia, ahí, los botones del radio, el control de velocidad, los comandos de voz y el teléfono están bien ubicados... Son ya un estorbo necesario en auto de lujo, pero uno con el que podemos lidiar. La consola es algo simple, pero si la comparamos con una similar de BMW, en contra juega el diseño algo más elaborado de los alemanes. La versión que probamos los periodistas tenía interior negro con cuero negro... La sensación fue la de "pudieron no incorporar tanto plástico, pero sigue sintiéndose Premium". En síntesis, su interior no emociona tanto como su exterior.

Hay que ver quien se anima a comprar una versión R-Sport para adornar las calles colombianas con su estilo todavía más deportivo. / Foto: Prensa Jaguar Colombia.

La conducción es bastante interesante y aunque sus niñeras electrónicas -Sistema ASPC para controlar su tracción en todo tipo de terrenos: secos, con agua y otras superficies deslizantes, control de tracción, y control vectorial de torque- siempre están pendientes de forma ligeramente intrusiva, el XE está tan bien balanceado, que no podría perder el control muy fácilmente; las superficies muy húmedas o con poca tracción no serán un problema para este sedán inglés, que aprendió algunos secretos de Land Rover y los aplicó en su sistema de tracción.

Si señores, es el XE lo suficientemente fuerte y seguro para las vías europeas: ganó sus 5 estrellas. / Foto: Prensa Jaguar Colombia.

No tiene caso decir que frenos con ABS, 5 airbags para conductor y pasajero, y puntos de anclaje para las sillas de niños ISOFIX vienen de serie, y que su calificación en las pruebas EuroNCAP 2015 es de 5 estrellas, pero aún así, lo menciono en caso de que alguien crea que Jaguar va a ser tan idiota de no incluirlos en un carro con el que se está jugando la supervivencia.

Todo el portafolio actual de la marca de Sir William Lyons en Colombia estuvo en el Autódromo / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Sus ajustes son benevolentes con el usuario promedio, que podrá cometer errores de juicio no muy estúpidos sin que el XE le muerda la mano. La aceleración es buena, pero el motor proveniente de Ford se siente algo perezoso, poco inclinado a los arranques entusiastas, pero la caja de 8 velocidades logra compensar esa aparente falta de brío, el menos en pista. Lamentable ese adminículo del freno de mano electrónico, que en nombre del lujo, instalaron en el XE. Es una maña que los fabricantes premium deben abandonar porque es un monumento a la pereza... ¿Qué tan difícil es levantar una palanca para ajustar ese freno -que se llama de mano por alguna razón- para los automovilistas contemporáneos?

Además, siempre existirá el entusiasta que quiera inducir al drifting controlado con este Jaguar y verá frustrados sus esfuerzos

Este es el motor Ingenium de 2.0 litros que será equipado en los Jaguar XE a partir de este año. / Foto: Jaguar.

No se siente tan refinado como un Serie 3 ni tan deportivo, pero es un muy válido inicio para Jaguar en el segmento, aunque -como a Cadillac al lanzar su CTS en 2002- le queda bastante camino por recorrer.

Este año los Jaguar XE vendrán -es cosa de Grupo Premier el decirnos exactamente cuando- con motores Ingenium, y así podrá cambiar por completo el carácter de este sedán ejecutivo compacto, que está entre los candidatos a ser nombrado "Carro del Año 2016" en Europa, y por lo tanto, en el camino de ser un dolor de cabeza para los alemanes.

Parecen algo pequeñas esas ruedas, pero enmarcan muy bien su diseño típicamente inglés, sin las curvas alemanas / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Si luego de verlo, le llamó la atención no ser como la manada que se sube a BMW, Mercedes-Benz o Audi, pues vaya y pida un test drive. Si todavía le sigue gustando, pues aproveche, porque Grupo Premier lo tiene en promoción: el Jaguar XE Pure (o modelo base) está desde $139.900.000 y con un plan de financiación que tiene una cuota inicial de 42 millones, pagos mensuales de $930.000 y 8 pagos semestrales hasta el 2020. Además Grupo Premier incluye matricula, impuestos y SOAT.
Está en usted (aunque más en Jaguar y sus ingenieros) decidir si este auto vale cada peso.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario