Se vale soñar: ¿Lamborghini en la F1?


Red Bull Racing o Scuderia Toro Rosso son ideales para que este proyecto -especulado, pero nada descabellado- cobre vida.
Por: Sebastián Peñuela 
En Twitter: @CarJournalist 


Una pequeña reflexión para ustedes: Si, Stefano Domenicalli ahora trabaja para Audi, por lo cual se ha avivado la flama del ingreso a F1 de la antigua Auto Union, cuyos laureles se remontan a la preguerra en la época del Grand Prix, abuelo de la F1 actual.
Pero aquí les dañaré la cabeza: Audi tiene en su portafolio una marca muy interesante que no es desconocida tampoco para F1: Lamborghini​.

Este es un V12 de Chrysler-Lambo en un Larousse (no, no como el diccionario).

Ya que el mandamás de Audi, Rupert Stadler, ha negado de forma categórica los rumores de que la marca abandonaría FIA WEC​ para ir a F1, ¿no será que están distrayendo a todos del hecho de que Domenicalli realmente trabaja para el programa de competición de Lamborghini y se están preparando mientras afinan su ingeniería? ¿Pescarán en el río revuelto del divorcio Red Bull Racing-Renault? Seguramente muchos de ustedes han pasado esto por alto, pero el periodismo enseña que cuando hacen demasiado ruido por un lado, también hay que buscar de qué nos quieren distraer.

Una unión hecha en el cielo, pero que ni nacer pudo.

La firma de Sant'Agata Bolognese, cuando estaba bajo la batuta de Chrysler (es decir, de Bob Lutz) no solo estaba ocupada creando el Lamborghini Diablo, sino que motorizó a Lotus y Minardi. Incluso el gran Ayrton Senna hizo pruebas -bajo un gran mando e silencio- con un McLaren-Lamboghini antes de que la escudería se decantara por Ford y Peugeot.

Si lo piensan, Lamborghini es el enemigo natural de Ferrari.
El regreso a Fórmula 1 de Lamborghini -junto con un eventual duelo con Ferrari, su rival de patio- sería la (en teoría) verdadera razón para que Stefano Domenicalli, exdirector de la Scuderia Ferrari, se fuese a trabajar con Audi. todavía ideal si se tiene en cuenta que el enfoque actual de Lamborghini es innovar en la tecnología de motores, el bajo peso, uso de materiales compuestos y la maniobrabilidad, cosas que -oh, sorpresa- son el "core" de la Fórmula 1.

Minardi y Lotus fueron beneficiados por el programa de competición de Chrysler y por lo tanto, de Lamborghini.

Aunque hay teorías que alimentan a VW, Audi e incluso Bugatti, la eventual compra del Red Bull Racing podría darse para ponerle el toro de Ferruccio que tanto nos gusta a muchos y que este, desde el más allá, pueda encontrarle el desquite a Enzo Ferrari.
Y de esa manera, Audi podría concentrarse en vencer a sus primos de Porsche en LeMans para demostrarle al Grupo VAG que ellos son los ingenieros de la familia mientras que le producen, por tercera persona (al igual que lo hizo Chrysler en los '80 y'90), un dolor de cabeza mayúsculo a Renault, Ferrari y Mercedes-Benz AMG.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario