El segundo es el primero de los perdedores ó "Acerca de mi primera carrera en La Monomarca"


La champaña de la victoria, que el autor convenientemente comparte desde el podio. / Foto: La Monomarca.

Por: Iván Felipe Hernández (piloto #11 en La Monomarca, exclusivo para BMC)



Preliminares

Foto: Ivan Hernández

La organización sortea los karts mediante balotas y el azar me otorgó, ese 22 de agosto, el chasis #16 Rotax/CRG nuevo. Luego, despliegan una serie de números para que cada piloto escoja el que desee. Cuando yo vi el sticker #11, algo me dijo que ese había sido impreso para mí. Así que elegí ser el piloto #11 en La Monomarca.

¡La equivocación y el aprendizaje!

Foto: Ivan Hernández.

El sábado en las prácticas había mantenido el tercer lugar acoplándome al kart y a la pista -se corrió en un circuito especialmente diseñado usando la pista del Autódromo de Tocancipá-, por lo tanto fui el tercero en clasificar. La modalidad de la clasificación fue “vuelta rápida”, es decir sales de pits, calientas las llantas y cuentan solo 1 vuelta y regresas a los pits. Esta modalidad te impone un reto psicológico bien particular porque de inmediato piensas “¡no la puedo embarrar en esa vuelta!” y justo fue eso lo que me pasó, intenté frenar más tarde para entrar a la curva motor y eso produjo que el kart se deslizara demasiado; por lo tanto, tuve que corregir y perdí toda la velocidad en la recta principal, perdiendo más de 1 segundo. Como resultado de tremenda equivocación obtuve el puesto 7 de la clasificación, pero gané un aprendizaje invaluable para la primera manga del Domingo.

A lo que vinimos, ¡¡¡Las carreras!!!

La primera carrera de mi vida en karts profesionales

Foto: La Monomarca.

Menos mal tenía el apoyo de Dios, mi familia y amigos: Herberth diciendo “usted puede, seguro”, Ronald y Alejo mandando buena energía de pilotos, Camila y Laura tomando fotos, Diego desde España conectado y mis padres rezando por la velocidad (Jejeje...), un ambiente perfecto para sentirme tranquilo a la hora de montarme al kart que se convirtió en mi amigo desde que me lo entregaron.

Salía desde la séptima casilla y pensaba “por bien que me vaya consigo un 4to puesto”, además siendo mi primera carrera, mi experiencia en sobrepasos a alta velocidad era casi nula, forzándome a considerar un “seré muy fino a la hora de pasar”.

Foto: La Monomarca.

Inició la carrera y mientras los otros kartistas buscaron ganar un puesto, yo hacía caso a la recomendación de la reunión de pilotos: “una carrera no se gana en la primera curva”, aunque lo malo fue que perdí una posición en las primeras curvas del circuito.

Teniendo en cuenta el error del sábado en clasificación, aprendí la lección y tomé bien la curva Motor; vi al final de la curva que unos cuantos competidores habían dado trompo, así que logré superar a 5 competidores para adueñarme del 3er lugar apenas en la primera vuelta.

A Fred, segundo en competencia, lo pasé después de 6 vueltas acelerando a fondo en la recta principal y sobrepasando por la parte interna de la primera curva, más o menos a unos 120 km/h. Dos vueltas después apliqué el mismo sobrepaso al líder de la competencia, Andrés García. Lideré lo restante de la competencia y al terminar sentí paz porque la vida me había dado un gran regalo al permitirme hacer bien lo que más me apasiona y cumplir con el destino que Dios y la vida habían puesto en mi camino.

Foto: La Monomarca.

Además, me di cuenta que La Monomarca había cumplido su promesa, habíamos corrido en igualdad de condiciones y la destreza de cada piloto se había impuesto en la pista. Se estaba midiendo el talento del piloto ya que el tiempo de entrenamiento había sido el mismo.

Aprovecho para agradecer a Monolegal.co y a Ditelko.com por apoyar este exigente deporte que a veces parece consistir solo en dar vueltas a un timón pero en el fondo necesita mucha concentración, resistencia física y mental, técnica, cálculo milimétrico para adelantar, cero miedo -pero si mucho respeto- a la velocidad. Y eso que aún quedaban 2 carreras más.

La segunda manga me llevó a pensar que era mi primera carrera saliendo en la pole position y que tendría que concentrarme mucho en la pista para poder mantenerlo. La salida fue perfecta y me mantuve en la primera posición recordando una frase del gran Juan Manuel Fangio: “Concéntrese en la carrera y deje lo demás de lado”.

Carrera Final, la más emocionante

Foto: La Monomarca.

Vale la pena aclarar que en este momento la cosa iba a ser más reñida porque ya habíamos pasado buen tiempo en pista uno detrás de otro, ya teníamos casi la misma línea de carrera y las diferencias en manejo eran mínimas, sabíamos donde se podía pasar y donde podíamos ser adelantados, así que se necesitaba más perfección y un poco de suerte, teniendo en cuenta que teníamos el mismo tipo de kart.

No me fue bien en la salida, fui adelantado por Andrés García y ahí se puso buena la competencia. Intenté adelantar en curva y perdí tiempo, me acerqué de nuevo y en la recta principal intenté el sobrepaso pero Andrés no quiso repetir su descuido anterior en ese mismo lugar, así que me “cerró la puerta”. No teniendo más opción, tuve que aumentar mi velocidad en la recta principal y a llegar a menor distancia para sobrepasar por el lado interno de la curva frenando tarde; sabía que no iba a ser fácil, compartimos la pista durante 3 curvas y finalmente gané la posición en la cuarta curva por el lado interno.

Foto: La Monomarca.

Andrés leyó muy bien mi línea de carrera y 6 vueltas después aprovechó la curva Motor para llegar con más velocidad tomando la parte externa de la curva y obligándome a compartir pista por la parte interna, lo cual permitió a Andrés salir con mayor velocidad de la curva y ganar la posición. Varias banderas amarillas en la recta principal me negaban la oportunidad de adelantar, así que intenté sobrepasar en lugares equivocados, de esta forma perdí tiempo y tuve que volver a recuperar terreno. Salíamos rueda a rueda cada vez más cerca en la curva Motor.

Foto: La Monomarca.

Hacia el final de la carrera y a milésimas de segundo, empezamos a pasar pilotos rezagados. Desafortunadamente, uno de ellos dejó pasar a Andrés pero me bloqueó: casi choqué pero perdí terreno frente a Andrés que iba liderando la carrera y había pasado sin problemas. La diferencia final entre los dos fue de 1 segundo, y significó mucho aprendizaje para la siguiente válida.

No niego que me envolvió un sentimiento de pérdida, que no le deseo a ningún piloto, y que comprueba la frase de Ayrton Senna: “El segundo es el primer perdedor”, pero de los tropiezos nace el aprendizaje.

El podio y la alegría

Foto: La Monomarca.

La sumatoria de puntos de las 3 carreras dio como resultado que fui el ganador de la válida al ganar 2 carreras y quedar de segundo en la última.

Me tomó por sorpresa pero a la vez generó una euforia de aquellas que se quieren repetir siempre. En el podio compartí mi alegría con mis competidores, agradecí a Santiago Mejía por hacer realidad tremenda idea y disfruté del líquido de la victoria, como todo campeón en el podio, que será muy especial para mí por haberse dado en un ambiente tan profesional.

El premio y el siguiente reto

Foto: Ivan Hernández.

Como premio -además de la champaña y el trofeo-, el próximo 12 y 13 de septiembre competiré en karts y en Nissan March. Esto es algo que solo La Monomarca puede ofrecer, permitirme pasar en menos de 1 mes de tener mi primera experiencia en karts profesionales a tener mi primera experiencia en competencia de autos, y antes era impensable sin invertir mucho tiempo y dinero. Pero lo más importante es que a uno como piloto le permite avanzar y desafiar sus habilidades, enfrentarse a pilotos con más experiencia y finalmente, identificar que tan bueno es al volante.

Foto: La Monomarca.

En la Copa Nissan March intentaré ir paso a paso, adaptarme al carro y a la pista y tendré muy en cuenta que los demás pilotos ya tienen mayor entrenamiento y conocimiento del March y que el reto será estar a la par.

La organización

Foto: La Monomarca.

Puedo decir que se lo difícil que es organizar gente y hacer realidad las ideas. Realmente me impresiona que en la primera válida de La Monomarca todo haya salido tan perfecto.

La organización cuidó muy bien de la seguridad de los pilotos y espectadores. Hubo un cambio de circuito en karts, a punto de iniciar la última carrera de karts empezó a llover y rápidamente tomaron la decisión de enviar a competencia primero los Nissan March para secar la pista, con lo cual se disminuyeron accidentes en pista por el tipo de llantas de los karts, cuidadoso control de acceso a la zona de pits y un sinfín de por menores que ni nosotros como pilotos ni los espectadores imaginamos.

Foto: La Monomarca.

La agenda se cumplió según lo programado, tanto el sábado como el domingo, primero competían los karts, luego los Nissan March y por último los Caterham y las repeticiones se dieron sin retrasos. No solo se llevó a cabo el evento con alta calidad, también la difusión ha sido amplia para acercar más a los aficionados con los pilotos y la competencia que es lo que más emociones despierta.

Foto: La Monomarca.

El trato es digno desde el gerente y se vive un ambiente realmente amable y familiar en los pits y fuera de ellos, un evento para disfrutar desde la casa a través del TV, por internet o mejor aún en el autódromo haciendo picnic mientras la velocidad y la competencia reñida despierta las emociones.

Foto: La Monomarca.

Me impresioné al saber que los karts superaron la velocidad de los Caterham Seven según MyLaps (http://www.mylaps.com/en/events/1190716): 123 km/h en karts en la carrera final vs 120 km/h de Caterham y 100 km/h de Nissan March.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario