Para perderle el miedo a las balas

Si alguna vez se han preguntado como se vería un atentado a un carro blindado, ProtecCar muestra que todo sale a pedir de boca. / Foto: MFV Comunicaciones.

Por: Juan Sebastián Peñuela Sánchez
En Twitter: @CarJournalist


Aunque no somos muy amigos de decirlo, tenemos que reconocer que la rampante inseguridad en Colombia - tanto de crimen organizado como de actores del conflicto armado- ha creado como subproducto una industria del blindaje que ha sabido estar a la altura de las amenazas que algunas personas enfrentan; por eso no es exagerado afirmar que la manufactura y experiencia de las empresas blindadoras locales es la mejor del mundo y sobrepasa con creces a sus competidores. Por esta razón, los avances en la tecnología que le corresponde se ven primero en Colombia.

Teniendo en cuenta lo anterior, vimos con no poca sorpresa la invitación de Blindajes ProtecCar para probar los blindajes que instalan en SUVs y sedanes para sus clientes colombianos y extranjeros. Esta compañía colombiana es la primera y única empresa en Latinoamérica que ofrece un material de máxima seguridad y última generación llamado Tensylon de DuPont para blindar los autos de Nivel III (NIJ IIIA) y proteger así las vidas de sus ocupantes. Tensylon es un polietileno de alta densidad el cual ofrece bajo peso y resistencia 15 veces superior a la del acero, siendo probado en laboratorios de Estados Unidos y Europa, y está totalmente calificado por el Laboratorio de Investigación del Ejército Estadounidense (Army Research Labs).



Según Juan Manuel Carreño, Gerente General de ProtecCar, ese material pesa 4kg por metro cuadrado en comparación a los materiales tradicionales que pesan 12 kg por metro cuadrado, es impermeable, tiene excelente desempeño balístico cuando existe concentración de impactos y al paso del tiempo no tiende a deslaminarse. Actualmente se usa como revestimiento en más de 2.400 vehículos resistentes a las minas y protegidos contra emboscadas del Ejército de los Estados Unidos.

Un carro blindado no requiere mayor mantenimiento que una revisión a los 1.000 km para supervisar que el ajuste siga siendo correcto. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Pero no solamente fuimos a conocer el exótico polímero de DuPont que hace los carros resistentes a las balas, también conocimos los cristales blindados de la empresa AGP (American Glass Protection), que se especializa en este tipo de vidrios, y quienes nos mencionaron los grandes esfuerzos que hacen para reducir el peso de estos cristales sin desmejorar el nivel de protección, lo que logra mejores cifras de consumo de combustible, ya que el motor tiene menos peso para arrastrar. Sin embargo, a sabiendas que las palabras se las lleva en viento, nos invitaron a una prueba insólita en el sector: subirnos a una camioneta equipada con estos vidrios y recibir varios impactos de bala.


A pesar de hacernos a una distancia prudente, las esquirlas de vidrio que produjeron los disparos  nos alcanzaron, aunque a baja velocidad. / Foto: Sebastián Peñuela. (BMC).

En el primer turno, y luego de cumplir con todas las medidas de seguridad, (gafas protectoras, tapones para los oídos y una distancia prudente) vimos como el vidrio de una Toyota Prado contuvo sin problemas tres impactos de bala desde un muy potente revólver Magnum de cañón largo y calibre .357. Luego de eso, el gerente general de ProtecCar, Juan Manuel Carreño, bajo del carro con una sonrisa de satisfacción. Nosotros subimos al mismo vehículo para sentir los impactos de calibre 9mm desde una pistola Browning Hi-Power. Dentro del carro los disparos de tan potente arma apenas si hizo ruidos, mientras que el vidrio de AGP resistió sin inconvenientes.

Ya podemos decir que nos han disparado mientras íbamos en un carro, y aunque no se parece a las películas, donde las balas simplemente rebotan y sin dañar la pintura o el cristal, si llena de confianza a los dueños de carros blindados que por necesidad, o simple prevención, cruzan las calles bogotanas. Eso sí, aprovechamos para pedirles que si van a conducir no se dejen agrandar por el hecho de tener un carro impermeable a las balas, y siempre respeten la dinámica del tránsito.

Mitos sobre carros blindados

Estos cristales de AGP son más ligeros que el promedio para Nivel III. Son hechos en Colombia y ayudan a disminuir el peso, por consiguiente, la maniobrabilidad y a bajar el consumo de combustible. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Uno de los mitos es que este proceso requiere de varios meses: en la actualidad se demora de 3 a 4 semanas. En este tiempo desarman por completo el auto, protegen en primera instancia todas las partes para evitar rayones,  se toman moldes de cada zona y empiezan a blindar. Luego se inicia el proceso de montaje de las piezas blindadas y por último se inicia el armado del vehículo para así dejarlo como estaba originalmente.

Existe otro mito, el cual consiste en blindar solo una parte del carro, ya que las estadísticas muestran que la mayoría de los asaltos ocurren del lado del conductor, pero esto es un riesgo enorme. El blindaje es seguro solo si cubre la totalidad de la periferia del vehículo. También es falso que el blindaje produzca distorsión de la visión, los vidrios quedan con una visualización ideal y no afectan a la hora de conducir.

Nos contaban los directivos de ProtecCar que aunque las SUV o camionetas son los vehículos más populares para este tratamiento, (siendo Toyota, Land Rover, Lexus, Range Rover y Chevrolet las marcas más suceptibles de blindar) también se siguen blindando sedanes ejecutivos y que han podido ver como se dota de protección hasta a pequeños Renault Twingo.


Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario