Un legado de poder

Los motores son más que la suma de sus partes: constituyen el corazón del carro y de muchos de nosotros. 

¿Cómo dejar de hablar de lo que nos mueve sin referirnos a sus corazones? Inauguramos nuestra sección de "Originales BMC" con una lista de los motores que de una manera u otra, han definido a la industria automotriz. ¿Cuál sería su elección?



Por: Juan Sebastián Peñuela 
En Twitter: @CarJournalist 

A través de los años los automóviles cambian de forma, mejoran en seguridad, se hacen más rigidos y más ligeros, cambian de tamaños y de segmentos, las carrocerías se hacen más aerodinámicas. Incluso ciertos modelos logran ser considerados como arte, por sus características estéticas. Sin embargo el corazón del carro, su motor, es considerado un aspecto técnico importante y nada más. No es una pieza maestra a menos que de potencias estremecedoras y lleve a sus materiales al límite de la fatiga.

Sin embargo, algunos trascienden para ser vistos cómo piezas hermosas que dan poder y producen sensaciones inolvidables. Así que sin más preámbulos, les dejamos con la lista de los mejores (y más emblemáticos) motores de la historia según mi criterio histórico, aunque son bienvenidos de sumar o añadir otros.


Chrysler HEMI



FCA tiene un motor ganador y todavía con gran potencial en sus manos.

Este V8 se ha convertido en el más emblemático de los motores hechos en Detroit. Desarrollado en los ultimos meses de la Segunda Guerra Mundial para equipar aviones de combate, sus cámaras de combustión hemisfericas permiten una mejor respiración, mezcla y escape de los gases generados en el proceso. Esto fue aprovechado por los ingenieros de Chrysler en los años 60 para beneficio de los equipos Plymouth y Dodge, que arrasaron con todo en NASCAR hasta bien entrados los años 70.  Chrysler los revivió en los años 2000 para tener un motor decente con en cual equipar a un Challenger rejuvenecido. Ahora experimenta una inyección de poder gracias a la adición de un supercargador, lo que hace que el 6.2L del Challenger con más pelo en pecho se convierta en un Hellcat con 707 HP.

Mazda Wankel



Este es el venerable Mazda 12AN12 ¿Veremos más así?.

El Dr. Félix Wankel desarrolló el motor que lleva su nombre, para la compañía NSU (después Audi), pero los que le han sacado mayor provecho han sido los ingenieros de Mazda, la firma de Hiroshima que gracias a este inusual motor de pequeñas cilindradas, bajo peso y pequeño tamaño que no emplea pistones sino rotores triangulares ahuecados, se convrtió en la primera marca japonesa en ganar las 24 Horas de Le Mans, además de equipar con las diversas generaciones de este motor a los carros deportivos más recordados de la historia: Cosmo 1100, RX-3, RX-7 y RX-8. En la actualidad, Mazda continúa el desarrollo de esta planta de poder de manera solitaria, pero mientras se gesta su -lejano- regreso, podemos gozar de la prometedora tecnología SKYACTIV.

Lancia V4



Lancia cimentó su reputación por ingeniería novedosa en parte gracias a esta joya.

Tan curioso arreglo de los cilindros no habia sido visto nunca, y desde 1922 hasta 1976 equipó verios modelos de Lancia, aunque su receptor más popular fuese el Fulvia, un pequeño cupé que ganó por primera vez el Campeonato Mundial de Rally con su tracción delantera, desplazamiento de 1.3 litros y un ángulo entre sus cilindros tan agudo (llegó a ser de 10°) que a simple vista no delataba su configuración, pareciendo un 4 cilindros en línea. Ford, en un claro acto de elogio, desarrolló sus propios motores para sus modelos europeos (Taunus y Capri), y aunque ya no se ve en automóviles, muchos fabricantes de motocicletas adoptaron el diseño.

Cadillac Northstar V8



Una máquina exclusiva de Cadillac y la más sofisticada de GM.

Este fue uno de los motores más avanzados de GM y el mejor en equipar un Cadillac. Se creó al final de los años 80 para competir con los avanzados motores de Lexus BMW y Mercedes-Benz. Está fabricado de aluminio y el ángulo de su V es de 90°. En su versión más potente, de 32 valvulas y 4.4 L., producía 469 HP gracias entre otras cosas a un supercargador y al sistema variable de apertura de válvulas. Eso si, era increíblemente complejo y debe ser un dolor de cabeza su reparación. STS, Eldorado y DTS fueron los vectores de esta gran máquina de Cadillac, que estaba a la par de sus contrapartes europeas.

Fiat TwinCam Lampredi



Ustedes adoran los Chevy Swift GTi, y sin este motor nada de eso existiría.

Creado por el famoso ingeniero Gioachino Lampredi y producido desde 1959 hasta 1994, fue durante ese tiempo uno de los motores más versátiles y avanzados. Tenía como novedad muchas cosas que los motores de hoy ahora equipan: construcción en un solo bloque, cabezas de cilindros de aluminio y correas de repartición para los ejes de levas dobles. Facil de mantener y robusto, fue utilizado en todas las marcas del Grupo Fiat. Se ofreció en cilindradas desde 1.297 hasta 1.995 c.c. Utilizado en los vehículos de rally de Fiat y Lancia, acumuló 10 titulos mundiales de la especialidad y es altamente deseado, incluso hoy.

Porsche Boxer



Este venía en el 901, el -breve- antecesor del 911.

Aunque su arquitectura está derivada de los primeros motores VW de 4 cilindros, el desempeño que entragaban los separó para siempre de sus ancestros. Ademas, Porsche le añadío otros 2 cilindros para poder extraer mayor poder de tan notable máquina. Las ventajas del motor plano (o Bóxer) son evidentes, ya que su bajo perfil reduce en gran medida el centro de gravedad; esto al lograr instalar el motor más bajo de lo usual, además de hacerlo más corto. Aunque muchos consideran que la marca cometió el error de instalar el motor atrás de las ruedas traseras. Su popularidad llevó a Subaru y Lycoming a desarrollar sus propios motores para autos y aviación, respectivamente.

Lamborghini V12 Bizzarrini



Solo 2 motores V12 en toda la historia de Lamborghini... Eso dice mucho de su versatilidad.

Este V12, con algunas variaciones (como cilindrada, culatas de 2 a 4 válvulas, alimentación y potencia se mantuvo en producción desde 1963 (con el 350GT de 3.5L de 375 HP) hasta 2010 (instalado en el Murciélago LP 670-4 SuperVeloce de 670 HP), eso lo hace uno de los motores más longevos de la historia. Fue creado por Giotto Bizzarrini bajo comisión de Ferruccio Lamborghini, quien, dice la leyenda, le pagaría un bono por cada caballo de potencia adicional que este V12 produjera comparado con los de Ferrari. En los años 80, cuando la marca del toro era propiedad de Chrysler, usaron este V12 a 60º como base para su proyecto de motores de F1. Aunque fallaron escandalosamente (ni Ayrton Senna los pudo salvar para obtener un contrato con McLaren) le dieron más vida a este venerable motor, que apenas fue reemplazado por el nuevo V12 6.5L del Aventador.


BMW 6 cilindros en línea




Los motores de Munich tienen ya tradición de ser puño de hierro en guante de seda.

La firma de Munich es famosa no solo por la dinámica deportiva de sus sedanes deportivos, sino por sus motores de 6 cilindros en línea que se han constituido en un ícono de la automación moderna. Tanto así que es todavía el único fabricante que los produce, ya que todos han migrado a los V6 u optan por el "downsizing" recortando dos cilindros pero con turbocargador. El 6 en línea es uno de los motores más armoniosos que existen, ya que su número de cilindros pares en línea cancela toda vibración indeseada y produce entregas de potencia suaves como seda y potentes como un rinoceronte al ataque. Aunque ahora son turbocargados, siguen siendo la opción ideal para el que busca deportividad, sutileza y consumos razonables. Famosos son los M20, M88/3 (BMW M5 E28), M50, S50 y S54 (E46 M3), entre otros.


Chevrolet Small Block




¿Un V8 ubicuo en EE.UU.? Este de acá.

Fue creado por el equipo del ingeniero Ed Cole -quien luego sería presidente de GM- en 1954 entrando en servicio un año después hasta 2003, cuando ya no fue opción en ningún carro de la corporación. Tuvo un larga vida, ya que fue instalado en varios modelos de GM (aun cuando Cadillac, Oldsmobile, Pontiac y Buick desarrollaban sus propios motores) Aunque este es un motor grande, sus dimensiones son pequeñas para un V8, ya que inició siendo un 4.6L, pero fue creciendo hasta llegar a 6.6L. Eventualmente su cilindrada se estabilizó en 5.7L, convirtiéndose en uno de los motores más famosos de Detroit. Todavía continúa su producción en una subsidiaria mexicana y es despachado en cajas listo para comprar e instalar: mas de 11 millones han sido fabricados. Incluso Ward's AutoWorld lo nombro uno de los mejores motores del Siglo XX.

Rover V8



No fue un profeta en su tierra, pero si todo un éxito al otro lado del charco.

En 1964 la marca británica comisionó a uno de sus ejecutivos para buscar un motor V8 en Estados Unidos, ya que así sería más económico que desarrollar un motor de cero. Mientras eso sucedía, se finalizaba la producción del V8 215 de aluminio hecho por Buick debido a varios problemas de empaques que ocasionaban recalentamientos y escapes de aceite, aun cuando pesara mucho menos que algunos 4 cilindros. Rover vio que ese ligero motor era el ideal y (luego de mucho persuadir e insistir) en 1965 logró que GM le vendiese diseños, patentes y herramientas. Este V8 propulsó de todo: Rover, P5, Rover SD1, Land Rover Discovery y Defender, Triumph TR8, MGB V8, Morgan +8, Range Rover, y casi todo lo de TVR. Así que desde 1960 a 2006, fue el V8 más popular en Inglaterra.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario