One hit wonders: Estrellas fugaces de la industria automotriz

Para algunos fabricantes, bastó solo un modelo para hacer historia.

El término One Hit Wonder se usa en la industria de la música para referirse a los artistas que consiguieron notoriedad y renombre con una canción, pero que por algún motivo no lograron repetir ese éxito y terminaron desapareciendo, en el peor de los casos. Ya en el contexto, el staff de BMC (Liza, Sebastián y quien escribe estas líneas) se preguntaba si el concepto también aplicaría para el mundo de los automóviles...

Por: Enrique Mathieu
En Twitter: @enriquemth

Sin un orden en particular, en este listado aparecen vehículos que fueron básicamente el único modelo producido por la marca y del que, en algunas ocasiones, se fabricaron pocas unidades. Algunos han trascendido en la historia gracias al cine o los videojuegos y otros simplemente se quedaron en ese primer esfuerzo de construir un automóvil. Sin más preámbulos, nuestro Top 10 de 'One Hit Wonders':



De Lorean DMC-12


La leyenda y su inmortal creación.

El De Lorean vio la luz en 1981 con algunas modificaciones (en el capó, los neumáticos y el interior) respecto al costoso proyecto original presentado en 1976 por John Z. De Lorean, un talentoso ingeniero de General Motors que había trabajado en la creación del Pontiac GTO y que decidió dejar la compañía para fabricar su propio vehículo. El DMC-12 fue diseñado por el mismísimo Giorgetto Giugiaro de ItalDesign y montaba un motor Peugeot-Renault-Volvo V6 de 2.8L con un sistema de inyección Bosch, que tenía una potencia de 131 HP y alcanzaba los 209 km/h (o apenas 177 km/h, según la versión de la historia que se lea) lo cual era bastante decepcionante, incluso para la época de motores ahogados con regulaciones.

A pesar de haber sido producidos en la fábrica de De Lorean Motor Company en Dunmurry, Irlanda del Norte, su mercado principal era el de Estados Unidos por lo que todas las unidades tenían el puesto de conducción a la izquierda. En cuanto a su aspecto exterior, su carrocería estaba compuesta por páneles de acero y la apertura de las puertas imitaba el diseño de 'alas de gaviota' que popularizó el Mercedes-Benz 300SL. El DMC-12 pasó a la historia gracias al cine al convertirse en la Máquina del Tiempo de la trilogía de Volver al Futuro (1985), aun cuando ya era demasiado tarde, pues la empresa había sucumbido en una trama novelesca que incluso involucró a la DEA. A mediados de los 90 el empresario estadounidense Stephen Wynne recuperó la marca De Lorean y desde el 2008 fabrica estos autos de manera muy limitada en Texas.


Caparo T1


De esto a tener un F1, no hay mucho trecho.

El T1 es un deportivo británico diseñado por el equipo de ingenieros que idearon el McLaren F1 en cabeza de Ben Scott-Geddes y Graham Halstead quienes fundaron la empresa Caparo. Su diseño exterior es similar al de un auto de Fórmula 1, pero está homologado para circular por las calles. La primera versión de este auto fue presentada en 2007.

El chasis monocasco del T1 está compuesto de fibra de carbono y aluminio lo que lo hace ultraligero -pesa apenas 550 kg-. A esto se suma su motor V8 Menard de 3.5L construido en aluminio. El propulsor elegido finalmente para el vehículo de producción entrega una potencia de 567 HP y está acoplado a una caja secuencial de 6 velocidades. Esta relación peso-potencia, que dobla la de un Bugatti Veyron, le permite al Caparo T1 pasar de 0 a 100 km/h en tan sólo 2.5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 322 km/h.

Para quienes no lo tienen muy presente, un ejemplar de este superauto rodó por las calles de Bogotá a los mandos del bicampeón del mundo de Fórmula 1 Mika Häkkinen en una exhibición en el año 2008. Otra unidad denominada Rapid Response Vehicle está en manos de la policía británica. Como si fuera poco, Top Gear se lo dio a Jeremy Clarkson para probarlo, aunque rodeado de fuertes medidas de seguridad ya que el caprichoso T1 tenía un historial de incendios que ya había causado lesiones a otros periodistas.


GTA Spano


España tiene algunos corceles, este Spano es el más moderno.

Este deportivo fue creado por el fabricante español GTA Motor y vio la luz en el año 2008 tras el exhaustivo trabajo de un grupo de ingenieros liderados por Domingo Ochoa, un hombre ampliamente reconocido por su experiencia de más de 15 años en el automovilismo deportivo, la cual trasladó a la construcción de su primer automóvil de lujo. Fue presentado oficialmente en el 2010 en la ciudad de las Artes y las Ciencias, en Valencia y unos meses después realizó sus primeras pruebas en el circuito de Cheste.

Del Spano sólo se fabricaron 99 unidades (para hacerlo aun más exclusivo), empezando en el año 2012, en la planta de la localidad valenciana de Ribarroja del Turia, donde tiene la sede la empresa GTA Motor. El primer superdeportivo español es un biplaza de tracción trasera, su chasis fue elaborado en fibra de carbono, titanio y kevlar, y su carrocería de una sola pieza -de apenas 56 kg- también es de fibra de carbono con lo que llega a un peso total de 1.350 kg.

Al Spano lo anima un motor V10, situado en posición trasera longitudinal, de 7.9L que entrega una potencia de 809 HP que el conductor puede administrar a través de un sistema electrónico de control. Este propulsor está acoplado a una caja de cambios manual secuencial o automática secuencial (con levas en el volante), ambas de 7 velocidades, lo que le permite pasar de 0 a 100 km/h en 2.9 segundos y alcanzar una velocidad de 350 km/h.


Bricklin SV-1


Oh, Canada...

Nacido en New Brunswick, Cánada de la mente del millonario Malcolm Bricklin, conocido por haber introducido a Subaru en el mercado estadounidense, el SV-1 (siglas para Safety Vehicle 1) fue un auto deportivo (aunque denominarlo así genera cierta controversia) que se fabricó entre 1974 y 1976 antes de que la empresa se declarara en bancarrota. De la fabrica salieron poco más de 2.800 unidades.

Diseñado por Herb Grasse, este automóvil con carrocería en fibra de vidrio fue concebido para ser un auto deportivo seguro, y en honor a la verdad, en este apartado cumplía con su promesa ya que contaba con jaula antivuelco integrada, paragolpes que soportaban impactos a 8 km/h y barras de protección laterales, algo innovador para su época.

Sin embargo, el aspecto deportivo si quedó en duda. Inicialmente el SV-1 montaba un motor de AMC 360 V8 5.8L de 220 HP acoplado a una transmisión manual de 4 velocidades, pero problemas de suministro de la empresa y una regulación de emisiones más estricta obligó a Bricklin a usar en los modelos de 1975 y 1976 motores Ford Windsor 351 V8 de 175 HP acoplados a una única transmisión automática de 3 velocidades, que no eran tan... entusiastas como los primeros motores.

Algunos fallos eléctricos, paneles de carrocería deformados y un sistema de apertura de puertas poco fiable -también tenía el diseño de 'alas de gaviota'- terminaron por acabar con la reputación del SV-1.


Pegaso Z-102


Este Z-102 fue cargado por Saoutchik, así que no hay dos iguales.

El Pegaso Z-102 fue un automóvil deportivo producido por ENASA, un fabricante estatal español hoy desaparecido. El Z-102 se vendió entre 1951 -presentado en el Salón del Automóvil de Paris- y 1958. Fue diseñado por el ingeniero Wilfredo Ricart, quien había trabajado con Alfa Romeo y tenía la idea de construir un vehículo de altas prestaciones a manera de publicidad y para conseguir financiación para la naciente empresa estatal.

De la planta de La Segrera, Barcelona -la misma que fue de La Hispano-Suiza- salieron 86 unidades del Z-102, y aunque el plan era fabricarlos en serie, al final cada auto era personalizable. El chasis de este vehículo era un bastidor autoportante de acero bastante rígido y el cliente tenía diferentes opciones de carrocería para escoger de empresas externas, tres motorizaciones, volante a la izquierda o la derecha; frenos, transmisiones y carburadores también se podían configurar a gusto de cada comprador.

Concebidos más como turismos veloces que como autos de competencia, los Z-102 montaban originalmente un motor V8 de 2.5L que entregaba 160 HP. Posteriormente usó un motor de 2.8L de 200 HP que gracias a un compresor llegaba a los 260 HP. Luego se lo equipó con un motor de 3.2L (para las versiones SS) de 280 HP con el cual se batieron varios récords de aceleración y velocidad.

Finalmente el Pegaso no pudo volar más alto... La falta de apoyo del Gobierno español, los altos costos y que la empresa diera prioridad a los buses y camiones obligó a reducir el presupuesto y que estos autos dejaran de fabricarse.


Cizeta V16T


Parece un Lamborghini Diablo (y así se hubiese visto) pero es un verdadero exótico italoamericano.

El Cizeta V16T es el único hijo del fabricante de automóviles italiano Cizeta Automobili que fue fundado en 1988 por Claudio Zampolli y el productor musical italiano Giorgio Moroder, aunque este último ya no era parte de la sociedad cuando debutó el primer auto. La silueta del V16T fue obra de Marcello Gandini, quien originalmente había presentado ese diseño para el Lamborghini Diablo.

El chasis del V16T fue elaborado en aluminio (el auto pesaba un total de 1.600 kg) y montaba una avanzada unidad de 16 cilindros, formada por dos motores V8 que compartían el mismo bloque, ubicada de manera longitudinal en la parte trasera. Este propulsor de 6.0L entregaba una potencia de 560 BHP acoplado a una transmisión manual de 5 velocidades, pasaba de 0 a 100 km/h en 4.4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 328 km/h.

Del V16T (el único conocido como Cizeta-Moroder fue el prototipo) se fabricaron 20 unidades desde 1991 hasta 1995, aunque las predicciones hablaban de un auto por semana. Las ventas no resultaron como se esperaba y Zampolli se trasladó a los Estados Unidos donde fundó Cizeta Automobili USA, donde todavía fabrica los V16T bajo pedido.


Tucker Torpedo


La obra de un verdadero emprendedor que hubiese cambiado la industria automotriz en EE.UU si lo hubiesen dejado.

El Torpedo fue un automóvil ideado por Preston Tucker y fabricado en Chicago (Illinois) durante 1948. De este modelo se fabricaron solamente 51 unidades antes de que la empresa cerrara sus puertas un año después debido a la mala publicidad y acusaciones de fraude. 

Este vehículo fue adelantado a su época ya que incorporaba elementos como una tercera luz direccional, conocida como el Ojo de Cíclope, barra antivuelco integrada en el techo y los instrumentos y controles estaban a poca distancia del volante. En el Tucker la guantera estaba en los paneles de las puertas delanteras en lugar de la ubicación tradicional del tablero.

Inicialmente el Tucker Sedan (como se llamaba originalmente) iba a montar un motor V8 589 el cual se había desarrollado por más de un año, pero diversos problemas obligaron a buscar otros proveedores. Primero lo intentaron con un propulsor Lycoming (de avión), pero este no cabía en el compartimiento destinado -el Tucker era de motor trasero y tracción trasera-. Finalmente la unidad Franklin enfriada por aire de 5.5L y sus 166 HP fueron los elegidos por Tucker, quien luego compró la compañía Air Cooled Motors para asegurar la provisión de motores. 

El Tucker Torpedo (o '48 Sedán como también se le conoció) fue realmente un auto seguro, innovador y durable pero su fabricante no sobrevivió a la guerra sucia que le hicieron Los Tres Grandes (GM, Chrysler y Ford), quienes con más recursos y sin saberlo, condenaron el desarrollo automotriz a un atraso de décadas. Hoy en día la empresa Rob Ida ha construido tres réplicas de este auto, llamado New Tucker '48, el cual se asemeja bastante al original, monta un motor Northstar V8 de Cadillac y alcanza una velocidad máxima de 193 km/h.


Mastretta MXT


México no es solamente tacos, rancheras, Acapulco y Mariachis...

El MXT es un automóvil diseñado y fabricado en México. Se trata de un coupé deportivo mediano producido por la empresa Mastretta desde 2011 y su artífice fue el ingeniero Daniel Mastretta junto a su hermano José Carlos (hermanos de la escritora Ángeles Mastretta), quien a mediados de los años 90 había desarrollado con su compañía Unidiseño un kit-car (hoy llamado Mastretta MXA) sobre el chasis de un Volkswagen Bettle.

El MXT se presentó en el Salón del Automóvil de Paris del 2010 (el Prototipo fue exhibido en el 2008) como el primer auto deportivo de alto rendimiento del fabricante mexicano -el MXA se vendió como Unidiseño-. Este biplaza de tracción trasera está montado sobre un chasis elaborado en aluminio y fibra de carbono que lo hace ultraligero con sólo 930 kg de peso y utiliza una suspensión ajustable de doble horquilla.

A este vehículo lo anima un motor Ford 2.0L Duratec turbocargado acoplado a una transmisión  manual de 5 velocidades, que entrega una potencia de 250 HP. El Mastretta MXT acelera de 0 a 100 km/h en 4.9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h.

El MXT era producido en la fábrica de Mastretta, en Toluca, que tenía capacidad para producir 150 unidades anuales las cuales se comercializaron en México, Estados Unidos y Europa. Debido a problemas financieros, legales y manejo irresponsable de los administradores y fondos de inversión (entre ellos Latin Idea Ventures), causaron el temprano cierre de esta compañía.

Bill Thomas Cheetah

A este solo lo conocían unos pocos en la selva automotriz, pero es brutal.

Construido entre 1963 y 1966 el Cheetah se presentó como el competidor natural del Shelby Cobra. A finales de los años 50, Bill Thomas tenía una estrecha relación con General Motors tanto como piloto como preparador de algunos modelos Chevrolet y cuando inició con su propia empresa recibió apoyo de GM para desarrollar un vehículo.

El diseño del Cheetah fue obra del propio Thomas y Don Edmunds, a quien se le atribuye la mayor parte de la construcción del auto. El proyecto fue financiado por inversores privados y Chevrolet los asistió con varios componentes esenciales como el motor V8 (el 327 del Corvette), la transmisión y los frenos. Su poco peso y un motor potente sobre un chasis corto, hacían del Cheetah un auto emocionante pero impreciso, era en esencia, un auto inalcanzable en línea recta, pero inmanejable incluso para pilotos experimentados.

La grave flexibilidad estructural del chasis, el sobrecalentamiento del motor y el excesivo calor dentro del habitáculo fueron problemas recurrentes en este modelo, aun así, un par de pilotos se las arreglaron para ganar algunas carreras durante 1964 y 1965.

Del Cheetah se fabricaron apenas 19 unidades (otros registros hablan de 23). La adhesión de General Motors a la prohibición de competencias automovilísticas -este proyecto dependía en gran parte de recibir componentes de la marca-, un incendio de la fábrica en 1965 y la creciente proyección de los motores centrales como el futuro de las carreras, acabaron con el sueño de Thomas quien se dedicó a trabajar en otros autos. Hoy en día el Cheetah es comercializado por la empresa BTM con sede en Arizona, Estados Unidos.

Fisker Karma


Este de aquí fue el primer Karma construído.
El Karma es un sedán deportivo eléctrico de 4 plazas fabricado entre 2011 y 2012 por la empresa finlandesa Valmet Automotive y comercializado por Fisker Automotive, fundada por Henrik Fisker, Bernhard Koehler y Quantum Technologies en 2007. Este auto fue presentado en 2008 en el Salón del Automóvil de Detroit e inició su producción 3 años después.

Al Fisker Karma -es de tracción trasera- lo mueven dos motores eléctricos de 120 kW (160 HP) que son alimentados por una batería de iones de litio y un motor a gasolina, que actúa únicamente como generador eléctrico. Este propulsor de inyección directa turbocargado es un 2.0L Ecotec de 260 HP (proveniente de GM) y entra en operación cuando los motores eléctricos están agotados o cuando el conductor utiliza el modo Sport. Este auto alcanza una velocidad máxima de 201 km/h y pasa de 0 a 97 km/h en 6.3 segundos.

Según la EPA (Environmental Protection Agency) el Fisker Karma tiene una autonomía en el modo eléctrico de 51 Km, mientras que con el tanque lleno y la batería totalmente cargada -tarda 3 horas con un tomacorriente de 220V- llega a los 370 Km. Y fue precisamente por incendios de las baterías que varios autos de este modelo fueron llamados a taller.

En 2012 Fisker, que había recibido un préstamo del gobierno de los Estados Unidos pero no pudo cumplir con los plazos y condiciones a los que se había comprometido, canceló la producción del Karma y al año siguiente se declaró en bancarrota. Hoy en día, Wanxiang America Corp es dueña de las acciones y tiene el compromiso de reiniciar la producción, aunque no parece tener muchas ganas de honrarlo.
Share on Google Plus

About Enrique Mathieu

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario