Renault Clio Style: Siempre joven

Estrena nueva ropa este pequeño y confiable Renault que es fiel a la filosofía de la marca: carros accesible para la gente. / Foto: Renault Colombia.

Por: Sebastian Peñuela
@CarJournalist en Twitter

El centro de diseño de Renault en São Paulo, Brasil, creó la más reciente evolución del ya tradicional Clio que SOFASA empezara a ensamblar en el país con CKD argentino, motor europeo y transmisión chilena.


La sorpresa ya la había dañado la Revista Motor, que inexplicablemente (o no) siempre tiene la exclusiva de las novedades en la industria automotriz de Colombia, pero eso no me impidió dejar volar mi imaginación, pues incluso pude especular con la llegada del Logan II al país.

Dice Luis Fernando Peláez, el siempre afable presidente de SOFASA, que a febrero de 2015, Renault Colombia creció un 1.9% logrando 17.5% de mercado, siendo esta una de las participaciones más alta de los últimos 10 años. Aunque es un crecimiento modesto, se distancia de marcas como Chevrolet, que ha caído del 26% en 2012 a poco más de 22% a febrero de 2015.

Este si es un buen aporte a la seguridad de peatones y pasajeros: la cámara de reversa con sensores, impajaritable en esta época de distracciones. Bien por Renault. / Foto: Renault Colombia.

Eso es una gran noticia para esta ensambladora, que sigue siendo una de las más queridas por los colombianos a la hora de la percepción de marca e incluso, a la hora de pedir trabajo allá. Vamos a lo que nos interesa: 23 años de existencia de la marca Clio y 20 años de producción local en SOFASA, le han alcanzado a esta planta para vender más de 73.000 unidades y emprender las 4 evoluciones que han hecho de este pequeño hatchback uno de los favoritos en el país.

Sin embargo, una nube se cierne sobre Renault Colombia y este modelo. Para nadie fue un secreto que la marca no vio con buenos ojos el “pasar en blanco” en los Premios Vía 2014 debido a su falta de equipamientos avanzados de seguridad activa y pasiva. Cualquiera pensaría que sus directivos salieron de esa reunión enojados y dispuestos a enmendar los errores en carros como, por ejemplo, el Clio Campus.


Un sunroof no le viene nada mal al Clio Style, ahora por favor, Renault, no queremos mas fotos con fondo blanco o rojo, que nos quedamos con ganas de unos buenos escenarios. / Foto: Renault Colombia.

Pero el lanzamiento del Clio Style demuestra que ese aspecto no es la prioridad para Renault Colombia. Hemos de decir que nos decepcionamos un poco: esperábamos un vehículo del calibre de un Logan II, que ya fue lanzado en México y cuyos atributos disfruta todo Mercosur.
Al Renault Clio II, una muy buena plataforma, con 20 años de producción continúa en la planta de Envigado, le podemos perdonar que se mantenga a pesar de los años (que en el mundo automotriz equivalen a siglos) y que su interior corresponda a un carro “entry level”, con un poco más de plástico del ideal, e incluso que el Taxi Express reciba también este facelift, pero no admitimos que continúen omitiendo las bolsas de aire y el sistema de frenos ABS como equipo de norma.

Antes que nada, -queremos mucho a los chicos de SOFASA, pero porque los queremos, los aporreamos- un fuerte regaño. Hay 500 opciones de personalización, pero en ninguna de ellas podremos encontrar sistema de frenos ABS o un airbag, cuando menos. Nosotros queremos al Clio, y reconocemos que ha podido ser un substituto adecuado para el amado Twingo I, pero regañamos a Renault por no hacer mucho para mejorar sus pobres calificaciones en seguridad otorgadas por LatinNCAP con un par de bolsas de aire o unos frenos antibloqueo; ni siquiera estamos haciendo la exigencia de un control de tracción, ya que debido a su carácter eminentemente urbano, reconocemos que sería una excentricidad, pero no pueden esperar a que el Gobierno Nacional los obligue por decreto –como si lograron en Ecuador- a incluir mejor seguridad. Si lo hacen por iniciativa propia –y sin necesidad de subir los precios- el público dejara de burlarse en las redes sociales acerca de sus “ediciones especiales de calcomanías” y demostraran que lo que realmente les importa es proteger a sus pasajeros, que su sobreviven a un accidente, tendrán la confianza necesaria para seguir comprando sus carros.


Unos muy acertados retoques a su carrocería lo rejuvenecen y logran que el público joven no lo pase por alto. / Foto: Renault Colombia.

Pero basta de regaños, que también debemos reconocer los grandes atributos del Clio Style y las características que lo acompañan y en ese orden de ideas hay que destacar su motor: mantiene el ya tradicional y eterno (casi que a prueba de balas) Cleón 1.2L de 16 válvulas y 75 HP que tanto bien le hizo al Twingo y su transmisión manual de 5 marchas, -proveniente de Chile- porque es la única forma de crear verdaderos conductores, personas que se ocupen de conducir y no de hablar por el celular o enviar mensajes de texto. 
No hay mayores cambios en el interior, aunque se pueden pedir unas molduras con el color de la carrocería y claro, los elevavidrios eléctricos delanteros. Como es usual, los controles son fáciles de operar y leer. El Clio Style no deja de ser un carro mas bien honesto y como buen hatchback que es, se convierte una buena compra porque es práctico pero compacto.

La verdad es que las fotos que mostró la Revista Motor no le hacen justicia al nuevo look del carro, pues los nuevos cambios parecen injertados a las malas. Viéndolo "en vivo" se nota que los diseñadores de Renault en Brasil tienen muy bien pulso, incluso actualizaron las luces traseras y la quinta puerta para que no perdieran vigencia y le otorgasen un nuevo aire al carro. Las luces delanteras están completamente rediseñadas y combinan de manera sutil con la gran parrilla en forma de sonrisa que ahora ostenta el Clio. Entre los cientos de opciones para personalizar se encuentran tapicerías de tela o EcoCuero con opción de apliques de colores y un alerón deportivo trasero.


Lo admitimos: no se ve nada mal con apliques rojos (también hay blancos y grises disponibles) y  su desempeño es bastante aceptable. Tomen nota, jóvenes universitarios. / Foto: Renault Colombia

Si le da pereza entrar a www.renault.com.co y configurar el carro paso a paso, -cosa que incluso puede hacer desde su smartphone- también puede ir a la fija y escoger una de las tres opciones de equipamiento a saber: Sport Style (con Bluetooth, radio USB Pioneer con planta y parlantes Alpine, exploradoras, rines de aluminio e incluso, un sunroof manual), y Clio Style con o sin aire acondicionado, elevavidrios manuales (ay, no se quejen, hagan algo de ejercicio) y rines de lata con copas plásticas.

Sobra decir que el Clio es un carro bastante ligero, así que su motor, que aunque parezca pequeño, fue objeto de una reingeniería que deja mayor flexibilidad en la entrega de potencia con un bajo consumo de combustible, eso lo mantiene como una opción atractiva para aquellos que buscan su primer carro nuevo, porque los carros de la empresa francesa se han destacado por su frugalidad en el consumo de gasolina, algo para agradecer en estos días. Uno de los mayores méritos de Renault Colombia fue el escuchar a la población joven que vio varios defectos importantes en su Clio Campus y pensando en esa reglamentación, nació este mejorado hatchback, que con la redirección adecuada, puede lograr en esta generación un verdadero hit. Solo háganle caso a las recomendaciones de LatinNCAP, amigos de SOFASA, y verán como les va aun mejor. El Clio se puede convertir en un digno sucesor del Twingo, y todavía gusta mucho, pero depende de ustedes.

Asistimos al lanzamiento del Clio Style en el Trump Ocean Club Hotel de Panamá por una gentil invitación de SOFASA-Renault
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario