Renault Clio Campus: El hijo adoptivo del Twingo


Parece un Clio normal, pero es el nuevo entry-level de Renault en Colombia. / Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).


En julio de este año, el famoso y querido Renault Twingo dejó de ser ensamblado en la planta de Sofasa-Renault localizada en Envigado, Antioquia, debido al agotamiento del CKD. 16 años duró el pequeño minivolumen francés en el mercado y durante ese tiempo su fama de espacioso, económico e increíblemente práctico le aseguró una reputación en los colombianos comparable a la del Renault 4. Pero hay que mirar hacia adelante, y pensando en eso, conocimos a su hijo adoptivo (ya que no habrá segunda ni tercera generación), el Clio Campus.


Tiene bonita cola. Es como ver una amiga que se pudo mejor después de las vacaciones. / Foto: Sebastián Peñuela (BMC).

Hay que mirar hacia adelante, parece haber sido el consenso en Sofasa-Renault. Con esa idea en mente, se decidieron por una versión "dietética" del Clio II. En Francia también se ofrece este tipo de vehículo, según los directivos colombianos. Las ventajas de este carro fueron convenientemente resaltadas por Renault: 5 puertas para mejor y más fácil acceso, una carrocería cuyo diseño le gusta al público colombiano y el mismo corazón que movía al difunto Twingo.

El Twingo ma muerto, ¡larga vida al Clio Campus! / Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Por fuera no hay muchos cambios aparentes, un nuevo diseño de quinta puerta rejuvenece ese sector y desplaza la placa de matrícula al parachoques, mientras que adelante un poco de Botox aquí y allá realzan las nada feas líneas del Clio hasta darle un aire más fresco, pero sin las desventajas del exceso de silicona. Un ojo mejor entrenado verá con preocupación como desaparecieron las luces direccionales auxiliares que estaban ubicadas después de as ruedas delanteras, para darle paso a una tapa que dice "Clio", como si fuésemos a dudar de su nombre.


No airbags, no lujos y mucho plástico. Pero al menos tienen un radio Pioneer genial. Eso es lo que los jóvenes quieren ¿Verdad? ¿No? / Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

El tren motríz en este caso es una herencia directa de su antecesor: motor 4 cilindros con 1.149 cc, 16 válvulas y 75 HP asociado a una excelente transmisión Renault de 5 velocidades. Esta caja es exclusiva para este mercado de Clio Campus. Está muy bien relacionada y extrae hasta el ultimo Kg-m de torque del pequeño motor, otorgando torque y potencia en rangos adecuados para su uso en ciudad. Este motor se destacó en el Twingo por su bajo consumo, y una de nuestras preocupaciones era saber como reaccionaría ante el cambio de carrocería. Nos sorprendió su flexibilidad y alegría, que sumado a las relaciones de su caja "de montaña" dio como resultado sensaciones que nada tienen que envidiarle al 1.6L, incluso con el aire acondicionado en pleno funcionamiento.

Plástico, plástico everywhere. Eso si, elevavidrios manual es un buen ejercicio de coordinación para muchos, es agradable ser humilde de nuevo, ¿verdad, Renault? / Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Su interior no tiene muchos cambios con respecto a un Clio común y silvestre, aunque la calidad de los plásticos y su ensamble deja que desear. El colombiano ya dejó de creer en los materiales baratos. Otra de las cosas que no nos gustó mucho fue la ausencia de airbag para el conductor. Ya que en unos años será obligatoria su implementación nos preocupa que por buscar bajo coste, Renault no le de a este elemento la prioridad. De igual manera la ausencia de un sistema de frenos ABS es de extrañar en uno de los carros de la marca que mas se ha esforzado por mostrar sus múltiples estrellas en las pruebas EuroNCAP.

Rines de acero con copas de plástico y elevavidrios manuales ayudan al carácter accesible del Campus. y de esta forma su precio se beneficia: desde $22.990.000 en su versión mas "pelada", $24.350.000 si se incluye el aire acondicionado y  hasta $25.930.000 para la versión con aire acondicionado y dirección asistida.

En carretera no le va nada mal, aunque las inclinaciones de 25º o más le afectan bastante. / Fotos: Sebastián Peñuela (BMC).

Renault dejó muy claro que el objetivo de este carro es apuntarle a los jóvenes que con su primer empleo buscan también su primer carro, así que presentan el Clio campus como la mejor y más asequible alternativa para "arrancar con toda", en el argot renaultesco.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. porque se afecta este carro en inclinaciones de mas de 25%...

    ResponderEliminar
  2. Porque la potencia disponible no se puede dosificar tan bien, ocasionando derrape o un apagado repentino. Es un carro de ciudad, pero arrancar en pendientes muy inclinadas puede llegar a ser un pequeño dolor de cabeza.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches. Entre el Clio Campus y el Hyundai i10 cuál me recomiendan?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el i10, pero por tecnología el CLIO CAMPUS

      Eliminar