Consejos para Econductores (1era parte)

Porque lo ECO está de moda y no deja cargos de conciencia. / Foto: GM Media.
 
Ya le hemos dado mucho vuelo a la palabra "Econductor" sin que nos haya llegado el primer e-mail al respecto, preguntándonos a qué demonios nos referimos o cómo es que un Econductor es declarado cómo tal. Hay dos pasos importantes para lograrlo: El primer paso es querer serlo, porque de nada servirán estas entregas si los lectores no las aprecian en lo que su contenido dicta.

El segundo paso fue más fácil: Lo acabas de dar al pulsar el link de "Más información", pues nos dice que la curiosidad y ganas de aprnder hacen parte de tu vida.

El término "Econductor" no nos lo inventamos nosotros, aunque qué otra cosa quisieramos sino haber sido tan creativos cómo sus responsables directos. En este caso hablamos de los amigos de Chevrolet-GM Colmotores, quienes en ésta ocasión no trataron de vender ningún auto, sino de educar y concienciar a los actuales y futuros conductores de carro particular, sin importar la marca, pues, aunque no lo parezca, hay cosas más relevantes que la mera competencia comercial.

Sin más preámbulos entremos en materia: Un Econductor tiene en cuenta siempre 10 consejos muy interesantes que, al aplicarlos de manera constante y concienzuda, definen el dichoso término. En esta entrega hablaremos de 5 de esos tips.

No hay que ser tan conchudo como para leer periódico y tomar café en el trafico pero la cara del conductor ilustra la actitud a tomar cuando un Econductor está al volante. / Foto: Newspress.

1) Maneja tranquilo: La manía de quierer acelerar constantemente, impacientados por la lentitud del tráfico, frenadas en seco o arranquies repentinos, como emuando a Montoya, son comportamientos llenos de ira e impaciencia que además pueden ocasionar un accidente (el conductor de atrás se puede asustar y chocar o el peatón de adelante no advertirá el peligro).
Tal comportamiento suele aumentar los consumos entre un 5% para la carretera y un asombroso 32% en el ambiente urbano. Para evitarlo hay que evitar presionar el acelerador más allá dde la mitad de su recorrido, es más, hay que tratar de ser regular en su uso, ya que si se acelera de más antes de llegar a un semáforo, o a dónde haya que frenar, la energía se disipa y así gastaste hasta un 33% más de gasolina para nada. Hay que evitar el Síndrome del Pie Compulsivo.

Un buen chequeo preventivo es señal de un Econductor consciente. / Foto: Newspress.

2) Haz las revisiones periódicamente: Este punto es mas importante de lo que parece porque no sólo depende del Econductor el ahorrar y manejar con prudencia y seguridad; su vehículo tambien hace la otra mitad del trabajo. Todos saben que un carro en buen estado representa menos idas al taller y menos sorpresas. Las emisiones de gases de efecto invernadero (entre ellos el CO2) tambien se reducen dramáticamente si el motor de tu carro está sincronizado, y con uso de aceite original y filtros de gasolina, aire y aceite recomendados por el fabricante e instalados en un taller autorizado. De igual forma la presión de las llantas debe ser la recomendada por el fabricante para un desempeño más eficiente (recuerdan cuando su bicicleta se desinflaba y gastaban mas energía para moverla?); esto debe ser revisado una vez cada mes y ayuda a ahorrar hasta un 3% de gasolina.
Hay que hacer mantenimiento preventivo, esto es llevar el carro a las revisiones periódicas y no sólamente cuando se dañe. De hecho, la prevención sale más económica que la reparación o reemplazo. de igual forma las luces de alerta de diagnóstico en el tablero no están de adorno, indican que hay algo funcionando mal y por lo tanto hay que revisarlo. No es seguro ni prudente esperar a que la falla sea notoria. Un mantenimiento preventivo adecuado ayuda a ahorrar desde un 15% hasta un 40% de consumos. Piensenlo: Un avión no despega si no pasa los chequeos; de igual manera un auto debe estar al 100% de su potencial. Hay que evitar la Tallerofobia.

Apaga el motor si vas a esperar mucho tiempo... o parquea. / Foto: Newspress.

3) Apaga el motor: Esto es más sencillo de lo que parece. El motor solo debe propulsar el auto... Si no está haciendo eso esta desperdiciando valiosa energía y contaminando mucho más. Por lo tanto, si van a esperar a alguien o están en un trancón que hace 1 hora no se mueve, lo más seguro y sano es apagar el motor. Si luego de 10 segundos no se resuelve la situación o tu cita no ha bajado para ser recogida, pues apagar el motor es lo conveniente. Dependiendo de las variables pueden ahorrar hasta un 20% de combustible con este sencillo consejo, además menos gramos de CO2 van a parar a la atmósera. Es tambien un buen pretexto para buscar un parqueadero, descongestionar la vía y relajarse un poco.

No siempre el aire acondicionado es la solución; sómos más inteligentes que eso. / Foto: Newspress.

4) No prendas el aire acondicionado: Se explica fácil; el sistema de aire acondicionado es cómo el de una nevera, es decir, requiere un compresor que  le permita al refrigerante bajar la temperatura del aire. A diferencia de la susodicha nevera, el compresor de un auto debe funcionar por medio de una correa que le roba al motor entre 1 y 3 HP para funcionar. La consecuencia? Un motor que debe esforzarse mas y por ende, quemar más gasolina, emitiendo más CO2 a la ya golpeada atmósfera.
Para que el aire frío no sea tan indispensable en las vidas de muchos, lo mejor es parquear el carro a la sombra siempre que sea posible, además de usar un reflector o parasol y así el sol no calentará su interior. De igual forma, a menos de 50 km/h lo mejor es bajar un poco los vidrios (a 70 km/h o más, el panorámico trasero actuará como un freno de aire, reduciendo la eficiencia del motor) para dejar circular el aire. Con esto el carro consumirá cerca de 1.8 galones de combustible al mes, esto es equivalente a más o menos 25 galones/año.

Con un aparatito de estos o tu cerebro puedes ser más eficiente. / Foto: Newspress.

5) Planea tu ruta: Esto puede parecer algo tonto, pero si no se planea con antelación la ruta (bien sea con un GPS, o simplemente haciendo el esfuerzo mental de ubicación espacial) se subirán los costos, ya que al perderse, se gasta más gasolina y no se contribuye a despejar las ya infartadas vías colombianas. De igual forma puedes compartir tu carro con amigos o familiares que vayan al mismo sitio o que puedas dejar o recoger a lo largo de la ruta. Obviamente hay que evitar las horas pico y las vías con un conocido historial de trancones. Manejar cansa y luego de 4 horas el agotamiento físico y mental aparece y con el, las malas desiciones o distracciones que pueden ser peligrosas.

Estos consejos son muy útiles (no se requieren de las altísimas dosis te tecnología que usa el mal llamado Primer Mundo... Sólo sentido común) y lo que más buscamos es que los conductores los asimilen y se conviertan en Econductores. Entre más seamos la conciencia colectiva cambiará y Colombia tendrá calles más seguras, vías más cordiales y ambientes más limpios, además de un bonito parque automotor. En la próxima entrega esperen los 5 trucos restantes para ser el mejor en las calles y carreteras.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario