Primera cita con el Citroën DS3


Un "Track Day" de lujo./Foto: Sandy Viviana Roa.

En días pasados nos llegó un correo bastante sorprendente. En el, nos invitaban a una presentación que Citröen haría en el Autódromo de Tocancipá, la solitaria meca automovilística colombiana. Mientras la asistencia era debidamente confirmada, nos preguntábamos que podría haber motivado a la marca francesa (distribuída en Colombia por Parra Arango & Cia.) a relanzar uno de sus productos.


El Pret a Porter francés./Foto: Prensa Citroën Colombia.

Esa mañana aprendimos dos cosas, la primera, que nuestra torpeza social fuera de los automóviles era notoria y la segunda, que el Citroën DS3 es una de las máquinas más apetecibles disponibles en nuestro mercado, pero aún asi está siendo subestimada frente a rivales tales cómo MINI y Alfa Romeo que gozan de una mayor aceptación.

Para que Citroën se pudiese sacudir ese estigma de "viejo Cadillac francés" y reducir el promedio de edad de sus consumidores no bastaba ganar campeonatos de Rally. Un profundo trabajo estético debia realizarse (aunque el C4 es un esfuerzo bastante decente). Pensando en eso, y nadando contra la corriente en una típica jugada de pensamiento francés, la marca acuñó el término "Anti Retro" y revivió el nombre de DS, que tanta fama le dio a los productos de Citroën.

Una leyenda revivida./Foto: Prensa Citroën Colombia


El primer esfuerzo fue llamado DS3, y fue ese el auto al cual nos pudimos subir. Una de las casi infinitas variantes de circuito del Autódromo de Tocancipá  nos sirvió como pista de pruebas para nuestra primera cita, que desde ya se puede calificar cómo exitosa.
Sin embargo, antes de empezar unas palabras sobre el DS3: Equipa una planta de poder THP de 4 cilindros que se puede encontrar tambien bajo los capós de MINI y Peugeot. Su cilindrada de 1.6 litros es acompañada por un turbocargador que le permite alcanzar potencias entre los 150 y 170 HP de fuerza y llevarlos a las ruedas delanteras por medio de una caja manual de 6 velocidades. Su diseño es el de un hatckback de 3 puertas con capacidad para 5 personas con el suficiente espacio y un estilo que podríamos describir cómo "gusto adquirido". Afortnadamente, a nosotros nos conquistó lentamente la unidad de 170 caballos que probamos.

Aunque el único parecido con la máquina que acaba de ganar el Campeonato Mundial de Rally 2011 a manos del galo Sebastian Loeb es su apariencia experna, el DS3 no decepciona cuando le es exigido un comportamiento deportivo: sus asientos tienen un buen soporte lumbar y lateral que fueron muy útiles al repasar las diferentes curvas del circuito. La dirección es más comunicativa de lo esperado, y esa realimentación que experimenta el piloto (ya no le digamos conductor, gracias al muy bien balanceado chasis del DS3) le permite un mayor nivel de confianza tanto en conducción citadina cómo en "racing mode". Los arranques pueden no ser vistosos, pero si son un poco más efectivos para los novatos gracias a su control de tracción, al que hicimos trabajar tiempo extra.

Un interior ameno, con toques de cabina de avión, muy ergonomico./Foto: Prensa Citroën Colombia

Su plataforma tiende, cómo es usual, al subviraje (es decir, que se va de frente en las curvas), pero es muy ligero y fácil de controlar con ligeros cambios en la aceleración. sin embargo, la indulgencia tiene un límite, y el Citroën DS3 se lo hace saber al piloto con el tiempo justo antes de inducir el sobreviraje (el eje trasero pierde adherencia, causal de trompos), que, de manera asombrosa, tiene remedio, aunque exige un poco más de pericia. Su motor es silencioso a bajas revoluciones, pero en altas -donde se siente más a gusto- entrega el 90% de la diversión gracia sa su buen índice de recuperación al salir de las curvas y al buen escalonamiento de la caja, que además cuenta con recorridos cortos, lo que termina de sacar al piloto que muchos llevan dentro.

Nos encantó su tablero y consola frontal, que vienen del mismo color de la carrocería e incluyen un detalle que sólo los franceses son capaces de instalar: un aromatizante integrado en el tablero. De igual forma su paral B, con forma de aleta de tiburón invertida (similar al paral C del DS original de los años 60) y la posibilidad de obtener techo y espejos de otro color alterno al de la carrocería.

De izquierda a derecha la verdadera farándula: David Alarcón de Fuel Car Magazine; Daniel Otero de Revista Turbo; el director de Bogotá Motor City, Sebastián Peñuela; Sandy Viviana Roa, de All Engine y Guillermo Talero, de RPM Magazine./Foto: JetSet.com.co

En este evento nos acompañaron varios colegas de los otros medios automotomotrices especializados y algunos protagonistas de la farándula. Estos últimos sirvieron de adorno para que Citroën Colombia y Bosi entregaran el DS3 del sorteo a Raquel Diaz, la persona que mas compras acumuló en el local de moda italiana.

Luego de un delicioso teppanyaki de almuerzo, pudimos reflexionar acerca del auto que ocupó toda nuestra tarde y llegamos a la conclusión de que es un digno representante de la deportividad francesa y será ideal para que Citroën ya no sea vista cómo la marca de los adultos mayores europeos, acercándo la marca más a sus nietos y fashionistas, ya que la marca insiste en establecerse a si misma y a su modelo cómo un modelo a seguir dígno de la moda y estilo Haute Couture galo.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario