BYD llega a Colombia de la mano de PracoDidacol


Todas las marcas de este conglomerado colombiano. / Fotos: Sebastián Peñuela

Comunmente, al hablar de automóviles chinos, solemos imaginar un carro de pésima calidad de ensamble, materiales tan malos que hasta son tóxicos y total ausencia de originalidad en el diseño o algún grado minimo de técnica a precio de huevo roto. Hasta cierto punto este concepto no es errado, y si preguntamos a la gente en la calle, muy probablemente nos dirían que la sola nacionalidad de los autos logra manternerlos pudriéndose en las vitrinas.

Esos días han llegado a su fin.


Verán, cómo en Colombia no es muy común lanzar una marca china con bombos y platillos, nos llamó la atención que los muchachos de PracoDidacol (si, los mismos de Peugeot-Daihatsu) tuviesen los arrestos de presentar tímidamente en el pasado Salón del Automóvil de Bogotá su nueva franquicia originaria, cómo no, del país de la Gran Muralla.

El "derriere" de los modelos chinos quellegaron a vivir al país. / S.P

La franquicia en cuestión corresponde a la marca BYD (siglas de Build Your Dreams, o Construye Tus Sueños) y hasta ahí parecería otra marca china de las tantas que parecen salir de tan enorme país. Sin embargo decidimos poner más atención y leer un poco acerca de la marca. Descubrimos que es más bien nueva: fue creada en 1995, emplea a 200.000 operarios y 20.000 ingenieros de desarrollo (todos repartidos en sus 11 fábricas chinas en Beijing, Shanghai, Guandong y Shanxi) y ofrece sus acciones en la Bolsa de Hong Kong, es decir que no es ninguna desconocida y crece a pasos agigantados. Al mismo ritmo de la tecnificación y refinamiento de la industria automotríz china.

Los que tengan alguna noción de BYD en nuestro país podrán recordar los infames Flyer que trajo Cinascar hace casi 10 años; esta lata de gaseosa con 4 ruedas hace parde del club de los peores autos ofrecidos en la historia de Colombia. No era tan malo... sólo era peligroso a la hora de un choque, infiable en el momento de tratar de encenderlo, y nefasto en la calidad de su construcción, la cual se veía en riesgo a la primera carretera destapada que se le cruzase. No es fácil hacer un carro y por algún lado tenían que empezar.

BYD F-Zero: un city car tan chico, que cualquier parqueadero parece un portaaviones./ S.P.

BYD no se quedó mirando cómo se desbarataban sus autos y decidió tomar el toro por los cuernos: mejorar o morir y alimentar el afán de expansión. Hoy por hoy, son una marca líder en el desarrollo de híbridos y vehículos eléctricos en China, tanteando, además, su entrada en el mercado estadounidense de la mano del millonario Warren Buffet, quien les ayudará a pegar primero con el e6, el primer auto eléctrico de la marca. Cómo dato curioso, tambien son líderes en el desarrollo de baterías para celulares y computadores portátiles, además de plantas solares y estaciones de recarga en China.

Con un pensamiento tan positivo en mente se deron a la tarea de invertir millones de yuanes en investigación y desarrollo, de manera silenciosa. El retorno de tal inversión lo determinarán la satisfacción del consumidor y sus ventas, además de la prensa especializada. En el lado colombiano, los ejecutivos de PracoDidacol, trataban de merecer su sueldo pensando en formas de expandir su negocio, y no podían improvisar, pues tienen una reputación y trayectoria que cuidar: 95 años de experiencia vendiendo autos y camiones de marcas reconocidas y hasta legendarias: Peugeot, Mack Trucks, Daihatsu y Hino.

El minúsculo motor del F-Zero: bastante vivaz, pero ruidoso en altas RPM./ S.P.

Introducir en el mercado de la noche a la mañana a una marca nueva no es nada sencillo ni barato; según la Gerente de BYD Colombia, Anna Botero, la marca posee: “...beneficios que se diferencian frente a otros vehículos del mismo segmento: mayor equipamiento a menor precio, accesorios de lujo, diseño de vanguardia, comodidad interior, mayor garantía, una red de servicio posventa en todo el país...”

Siendo que no arriesgarían su reputación poniendole el logo de su empresa a cualquer cacharro, nos causó extrema curiosidad cuando fuimos invitados a las oficinas de Praco Didacol en Chía para conocer más de BYD y los modelos que debutarán en las vitrinas del país: el sedán F6 y el subcompacto citadino F-Zero.

¿Cautivará este carrito los corazones universitarios y de las jóvenes familias?/ S.P.

Emprcemos pues, con el F-Zero, un city car en toda regla: con escasos 3.46 metros de largo y 1.61 metros de ancho, es capaz de acomodar en su cabina a 5 personas (siendo más exactos 4 adultos y un niño) sin que tengan que pasar por la vergüenza de que los vean en un carro feo: aun cuando toma prestadas ciertas claves de diseño del Toyota Aygo, es un carro totalmente diferente (por dentro y por fuera) y de buen gusto y alegre aspecto que logra robarse las miradas de los curiosos tanto en la calle cómo en la autopista. El F-Zero es propulsado por un pequeño y económico motor DOHC de 3 cilindros, 12 válvulas cadena de reparición (mucho más durable y eficiente que la correa de caucho) y 998 c.c.. Todo esto significa que las ruedas delanteras tendrán 67 HP para mover el carro por las vías de las principales ciudades.

Se nota en su interior el trabajo de diseño industrial en BYD./ S.P.

Bloqueo central a distancia, aire acondicionado, elevavidrios elécricos delanteros, dirección asistida y radio con CD y entrada auxuliar son de norma. Los únicos opcionales son los rines en aleación y los airbags de pasajero y conductor. Bastante equipado para su origen y precio.
Los clientes podrán encontrarlo económico, ya que por $20.500.000 se llevan una alternativa diferente y esttéticamente más agradable que citycars como el Chevy Spark o el Hyundai i10. Seguramente aquellas marcas se enojen, pero la decisión final es del potencial consumidor.

Efectuamos una prueba de manejo en el lugar y días después el distribuidor nos prestó un auto de prueba, al que le buscamos sus límites. Pronto podrán ver la evaluación que el equipo de pruebas de Bogotá Motor City hizo del BYD F-Zero.

BYD F6: Una apuesta por el sector medio-alto con probabilidades de éxito./ S.P.

En el otro extremo del espectro se encuentra el sedan F6, un buque insignia de diseño más adulto y equilibrado que si puede sentar a 5 personas a sus anchas rodeadas de cuer . Se nota que los ingenieros hicieron aprovechable ma layor cantidad de espacio disponible en el interior. Al subir a bordo cuesta creer que sea este un auto chino, y por eso cambia completamente la percepción, alterando los imaginarios. Ya no es un “cuento chino”.

El F6 es la primera muestra del refinamiento que pieden alcanzar los chinos cuando se lo proponen. Siendo el primer auto de gama media-alta que una marca china presenta en nuestro país, consideramos que puede competirle sin miedo a colegas tales cómo Chevrolet Cruze, Toyota Corolla, Honda Civic, Mitsubishi Lancer y Mazda 6 entre otros de tamaños similares. No es injusta la comparación; un cliente sin mucho conocimiento los contemplaría a todos.

No podemos negar que el F6 es bastante atractivo a los ojos; su apariencia lujosa y rendimiento suave pero constante en la prueba de carretera engañaría a cualquiera... más de uno lo confundiría con un sedán alemán y no lo culparíamos.

El motor 4 cilindros 4G69 de 2.0L: un poco goloso, pero con desempeño decente./ S.P.

Bajó el capó existen dos opciones de motores 4 cilindros de origen Mitsubishi: uno de 2.0 y otro de 2.4 litros de cilindrada acoplados a cajas mecanicas de 5 velocidades, CVT o una Tiptronic. Luego de la breve prueba que tuvimos a bordo nos inclinamos por la motorización 4G69 2.4L que tendía más arrestos para sacar de la inercia al enorme BYD.

La calidad de los materiales y su configuración ha mejorado mucho en los autos de la Gran Muralla, el F6 es una prueba de ello. / S.P.

Aire acondicionado de doble zona con purificador de aire, control de velocidad de crucero, reproductor de DVD-CD con entrada USB, techo corredizo eléctrico, controles de audio en el timón, sistema ABS, cuero, mucho cuero y un baúl cómo para llevar 4 cadáveres (ideal si se es jefe de la Mafia) son equipamiento estándar y aportan mucho ante los gustos del comprador promedio, que puede ser un padre de familia con necesidades de un carro incluso más lujoso que su casa. Desde $28 millones, aproximadamente, creemos que le da al segmento de los sedanes mucho en que pensar. Una prueba del F6 vendrá pronto para juzgar mejor sus capacidades.

Un diseño fluído y contemporáneo para todos los gustos. /S.P.

Aun cuando todo esto se lee muy bonito, y a lo mejor lo impulsa a levantar su trasero del sillón para ir al concesionario BYD, muchos se preguntarán por aspectos claves como los repuestos y el servicio técnico. Para tal fin PracoDidacol tiene repartidas en 31 bodegas en el país un inventario total de US$9'000.000 en repuestos que esperan entrar en servicio no por defectos de fábrica, sino por el desgaste esperado en uno de sus vehículos, garantizando junto con sus taleres especializados el respaldo y asistencia, aspecto en el que el colombiano e stan exigente. “...A Didacol le gusta el negocio de los repuestos.” menciona a ese respecto Gustavo Pradilla, presidente de PracoDidacol

Despues de tal despliegue de poder de esta marca china, quedamos con un buen sabor de boca, presintiendo que PracoDidacol se enganchó con una franquicia prometedora y que definitivamente dará mucho que hablar tanto en este país cómo fuera de el. Por fin los carros chinos dejaron de ser mediocres para convertirse en jugadores importantes dentro de un mercado cada vaz más exigente. Esta es una apuesta fuerte de PracoDidacol y les deseamos éxito, pues tienen con qué.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario