Volvo Buses llega a Colombia de la mano de Chaneme


Nayib Neme saludando a los periodistas
Fotos: Sebastián Peñuela

La tarde de ayer, miércoles 9 de febrero, fue de proporciones mastodónticas, gracias a la llegada de la nueva línea de camiones y buses Volvo. Por una cordal invitación de Chaneme Comercial S.A. -los importadores oficiales de la marca en Colombia-, Bogotá Motor City asistió al evento de lanzamiento, en el pabellón 11 de Corferias.
Luego de las palabras de agradecimiento, la cabeza de Chaneme, Nayib Neme, presentó a la prensa especializada los productos del portafolio industrial de la marca sueca, que se aventura en el mercado colombiano de manera tardía, y con algunos competidores que le llevan décadas de ventaja, tales cómo Kenworth, Freightliner-Mercedes Benz y Chevrolet-Isuzu, entre otros.


El portafolio de buses de Volvo, que por ahora cuenta con dos modelos, es tan tecnológicamente avanzado, que de un plumazo dejará obsoletos a los buses y flotas que recorren las carreteras del país y replantearán el concepto de movilidad masiva. Su enfoque en la seguridad de conductor, pasajeros y transeúntes los han llevado a ofrecer unos perfiles distintivos de producto.


Volvo B9R con carrocería Marcopolo y 70.000 km de recorrido al servicio de Copetran

Las plataformas para buses, importadas de la planta que la marca tiene en Curitiba, Brazil, son las denominaciones B9R y B12R, que a partir de éste mes estarán disponibles para la potencial clientela. Estos chasises son de largueros (aspecto del transporte masivo que no cambiará jamás dada su robustez y simplicidad) y poseen configuración de motor y transmisión trasera, tan de moda en la presente década. El B9 porta un enorme motor D9B Diésel turbocargado de 9 litros de capacidad con 340 CV que brotan a sólo 1.900 rpm, aunque se ofrecerá un motor con 40 CV más a gusto del cliente; 4 válvulas por cilindro, intercooler  y acelerador electrónico competan el paquete. Dichas plantas de poder cumplen la estricta norma Euro III.


En bajadas pronunciadas u otras situaciones extremas, el sistema de frenos es complementado con un freno de motor llamado VEB (Volvo Engine Brake), que tiene listos 352 CV a 2.400 rpm para ayudar a detener la enorme masa. En un aspecto más convencional, pero no menos tecnificado, los frenos de disco (si, de disco en un bus) cuentan con una asistencia integral llamada EBS5 (Electronic Brake System) que incluye ABS, ASR (control de tracción), sensor de pastillas, controlador uniforme de su desgaste e información de su autonomía restante, alerta de alta temperatura y caída de rendimiento (útil en caso de que el conductor arremeta de forma burda contra el famoso e infame tramo de La Línea); otros detalles son los auxilios de arranque y de frenado de emergencia o un servicio de frenos inteligente, que aplica los dos tipos de freno combinados con la asistencia electrónica necesaria.


Cómo si fuera poco el B9R y B12R poseen un sistema electrónico de estabilidad (ESP), que controla la inclinación del vehículo y l permite hacer giros más ajustados a mayor velocidad (justamente lo que ese conductor imprudente de flota necesita para no despeñarse con todo y pasajeros)  Semejante panoplia de ayudas no las ofrece ningún fabricante de buses en el mercado local. Indudablemente la competencia se actualizará después de este derroche de seguridad.


Crash Dummy, que no quiso perderse el lanzamiento... ni el almuerzo

Mucha información, ¿eh? Si usted quedó totalmente pasmado luego de leer detenidamente lo anterior, piense en lo que le falta por saber. La computadora de a bordo diagnostica los fallos del motor, mide el consumo promedio de combustible y otros datos útiles para el conductor. Si se preguntaba porqué no hemos hablado del B12R, es porque ésta es una versión con motor de 12 litros, y chasis mas grande. Adicionalmente, comparten la transmisión Volvo I-Shift, de relación directa, automática, con 12 velocidades adelante y ¡4 velocidades en reversa! Semejante transmisión no necesita embrague y su palanca permite además una operación secuencial por si el conductor quiere sentirse todo un Montoya.


Los buses suecos no serán exhibidos en vitrinas al estilo de sus hermanos automóviles, sino que serán distribuidos bajo la figura de Asesoría Técnica Comercial, para que los clientes puedan casi que "armar" su bus intermunicipal preferido (Carrocerías Superpolo y Busscar de Colombia son los únicos homologados por Gotemburgo para equipar a sus buses en Colombia y Brasil). Les deseamos mucha suerte a los sueco-brasileros en su conquista del mercado, a ver si se hacen mejores los viajes en bus por el país.

Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario