Una fábrica más que se cierra


Foto: Automotive News
Opel, la trajinada filial alemana de GM, ha anunciado hoy que cerrará la planta de ensamblaje ubicada en Amberes, Bélgica, en el curso de este año.

Al parecer esta jugada, un poco sucia en apariencia, permitiría a la firma de Russelsheim permenecer econónicamente viable. Aun cuando no se reporta cuantos obreros serán despedidos o si serán reubicados en alguna otra fabrica, y los ejecutivos de la marca solamente se limitaron a "entender", "lamentar" y "acompañar a los empleados y sus familias". Qué considerados.
Al parecer, las instalaciones de Opel/Vauxhall en Amberes, Bélgica se encontraban subutilizadas (Amberes es una de las 4 fábricas que fabrican el Opel Astra) y no serían baratas ni sencillas de modificar para producir los futuros modelos de la marca o aumentar su capacidad; y para colmo, el mercado europeo dejará de vender este año 1.2 millones de unidades. Esta situación, sumada a la reestructuración que sufre la marca, aceleró la decisión del cierre.
La producción concluirá en los próximos meses. Y todo por volver a ser viables.
La indignada reacción de los 2.300 obreros de la planta no se ha hecho esperar, y bloquean el acceso a las instalaciones en protesta por el cierre y movidos por la incertidumbre de no poder encontrar un trabajo en el enrarecido clima laboral. Los representantes del sindicato ACV todavía esperan un milagro, luego de presentar un plan de reestructuración que no convenció a los representantes de la marca (acusados de negligencia por los trabajadores) ni al gobierno belga.
Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario