El Clásico de la Semana: Ferrari 512i BB 1984

Cómo la inconstancia prometida es una deuda, aquí vuelve para todos ustedes nuestra sección de El Clásico de la Semana, que se dedicará como siempre a versar sobre los autos que han hecho historia (o que se han estrellado en ella).
En esta solemne ocasión, encontramos, cortesía de una rápida pasada por Autoblog, este cavallino rampante del año 1984, fecha en la que ocurrieron tan increíbles eventos cómo la novela homónima de George Orwell o el nacimiento de este humilde periodista, magno evento que será recordado siempre! Hahahahaha!... Oh, esperen...


Este Ferrari posee un motor de 12 cilindros bóxer con inyección Bosch K-Jetronic que eroga 340 HP y 333 libras-pie de torque a 4200 rpm y 260 km/h de velocidad máxima, ductos tipo NACA de refrigeración y un color más bien atípico en un producto de Maranello: gris. En su odómetro sólamente hay registradas 27.000 millas o 43.452 kilómetros... casi nuevo y poco usado.



En fin, este 512i hace parte del lote de tan sólo 1007 producidos en total de dicho potro. Aunque eso ya es suficiente para hacerlo objeto de deseo, faltan otros datos, que casualmente están incluídos en el manual del usuario y en el interior del auto; su dueño fue nadie menos que A.J. Foyt, el famoso corredor de los primeros días de Indy Car (y que todavía goza de buena salud, afortunadamente), patriarca y dueño de su propio equipo de carreras.



Para demostrar su autenticidad, no solo estan los registros de Ferrari, sino que además, el señor Foyt añadió sendas firmas con tinta indeleble en el tablero y el manual correspondiente, lo cual lo hace una pieza sumamente codiciada. Así que si está cansado de su F430, o no soporta a el presumido de su vecino y su Enzo, escriba un cheque por $265'275.000 y haga de su garaje el hábitat de este cavallino.


Share on Google Plus

About Sebastián Peñuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario